Obispos argentinos reflexionan sobre las elecciones

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por radio Sol Rafaela (FM 90,9) que conduce Emilio Grande (h.).- La Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Argentina, encabezados por su presidente José María Arancedo, arzobispo de Santa Fe, hizo público un documento expresando reflexiones sobre los próximos actos electorales en el país. El documento se título “Las elecciones, exigencia de compromiso ciudadano”, con una frase del papa Francisco: “Ciudadanos responsables en el seno de un pueblo”. De este encuentro también participó el obispo diocesano Luis Fernández. “Después de más de treinta años de vida democrática ininterrumpida y en vísperas del Bicentenario de la Independencia, este año 2015 está marcado por una serie de actos electorales en todos los niveles. En tal contexto, nos parece oportuno compartir algunas reflexiones con nuestros hermanos argentinos”, destacaron los obispos. Frente a los hechos de inseguridad en distintos ámbitos sociales, advirtieron que las elecciones “no habrían de encender violencias o generar enfrentamientos irreductibles, sino ser ocasión para un sano ejercicio de las libertades políticas y civiles. No hemos de reducir el ejercicio democrático sólo a la cuestión electoral cada dos años, sino asumir cada día la necesaria participación ciudadana”. El proceso electoral es una oportunidad para un debate cívico acerca del presente y del futuro que deseamos para la Argentina. Expresaron que “es necesario crecer en madurez para que un cambio de autoridades no signifique una crisis sino una alternativa normal de la vida democrática”. Reiteraron lo expresado en “Hacia un bicentenario en justicia y solidaridad (2010-2016)”: “la calidad de vida de las personas está fuertemente vinculada a la salud de las instituciones de la Constitución, cuyo deficiente funcionamiento produce un alto costo social. Resulta imprescindible asegurar la independencia del poder judicial y la plena vigencia de la división de los poderes republicanos en el seno de la democracia”. Algunos objetivos deberían transformarse en políticas de Estado para el nuevo gobierno: la superación de la marginación y la pobreza extrema, la desnutrición infantil, la generación de fuentes de trabajo, el respeto de los derechos humanos y la defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte natural, el fortalecimiento de una educación inclusiva y de calidad, la lucha contra el narcotráfico y la trata de personas, la disminución de la inflación que impide el crecimiento y erosiona gravemente los ingresos de los más pobres, la transparencia en la administración pública y la lucha contra toda forma de corrupción. Tenemos que pasar de simples habitantes pasivos y sin compromisos a ser ciudadanos comprometidos con el futuro de Argentina, en uno de los mecanismos participativos que ofrece el sistema democrático.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *