Trabajan en el reloj del campanario de la Catedral

Ante la consulta de muchos curiosos sobre qué pasa con el reloj, desde la parroquia San Rafael informaron que “estamos trabajando en el reloj del campanario para una mejor visualización y funcionamiento. Tu aporte es importante”, en el templo mayor de la diócesis de Rafaela.

¿Cómo se puede colaborar?

  • Por medio de la cuenta bancaria del Banco Patagonia: 354-354008124-000.
  • Haciendo el aporte en la secretaría parroquial.

Un poco de historia

El 17 de abril de 1907 se formó la comisión pro-templo presidida por Faustino Ripamonti al frente de 16 notables personalidades de la ciudad.

La piedra fundamental del nuevo templo fue colocada el 24 de octubre de 1908. Durante ese año el cura párroco Dimas Mateo hizo averiguaciones sobre el resultado de la construcción metálica y en cemento armado de otros templos, resolviéndose finalmente hacerla en ladrillo. Los planos definitivos del edificio fueron realizados por el arquitecto Domingo Tettamanti en 1909, quien tuvo a su cargo la dirección de la obra y la ejecución estuvo a cargo del contratista Carlos Nicolini e hijos.
El 2 de abril de 1910 se encomendó la demolición del antiguo templo y la construcción del nuevo a través del citado Nicolini.

Se habilitó públicamente para el oficio de ceremonias religiosas en 1914, no contando en ese entonces con la torre y el revoque exterior. En 1923 la reforma de la portada fue ejecutada por la empresa constructora de José Nidasio.

El 13 de diciembre de 1929, Luisa Facino de Ripamonti contrató a Carlos Mai para construir la torre de 47 metros. En julio de 1930 el “campanile” está terminado y el 14 de agosto del mismo año, Luisa Facino junto a su apoderado Eduardo Ripamonti contrató a los arquitectos Gerbino, Swartz y Ocampo para el revoque del frente.

La torre y el campanario fueron donados por Luisa Facino de Ripamonti, Juan Abele la verja del frente, el doctor Francisco Lorenzatti el piso granítico, Marcelino de Micheli el zócalo de granito negro y Miassi y Lorenzatti la maquinaria y sistema de relojes.

También hicieron importantes donaciones las familias Abele, Ferrero, Albrecht, Inwinkelried, Zimmermann, entre otros. El costo estimado fue de 250.000 pesos.

Los trabajos de construcción del edificio de la Catedral San Rafael concluyeron en 1932 con el revoque exterior de la fachada del edificio. En todos estos años supervisó los trabajos personalmente el reverendo Dimas Mateos, que tuvo la satisfacción de ver a través de los años la obra finalizada.

Fuente: Garrappa, Jorge, investigación sobre la parroquia San Rafael, 1999.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*