¿Soplan nuevos vientos políticos?

Por Emilio Grande (h.).- Las PASO del domingo último han generado un revuelo político con múltiples lecturas en los niveles nacional, provincial y local, emergiendo claramente el crecimiento de Cambiemos en los principales distritos del país, ya que obtuvo casi el 36% de los votos. A decir verdad, casi todos los encuestadores se equivocaron en el resultado electoral, especialmente en la provincia de Buenos Aires, en la que pronosticaban entre un 4 y 12% de diferencia a favor de Cristina Fernández sobre Esteban Bullrich. Si una encuesta está bien hecha técnicamente y, al mismo tiempo, no está manipulada por ningún sector interesado, es una herramienta de enorme valor porque marca una tendencia casi probable sobre los resultados del comicio… Más allá del empate “técnico” y quién ganó en la principal provincia por el volumen de votantes, la ex presidente sigue cosechando el rechazo electoral de los bonaerenses (34%), sin olvidar que hace 6 años había alcanzado el 54% mientras que el domingo el cristinismo sacó menos del 22% en todo el territorio nacional. Así, Cambiemos con las figuras estelares de Macri, Vidal y Carrió, entre otras, se está posicionando claramente como una novata fuerza nacional respecto a los partidos tradicionales de la UCR y el PJ, que se encuentran en una grave crisis partidaria y de representación… El único que salvó la ropa en el peronismo fue Urtubey en Salta, quien podría liderar una renovación nacional. En el plano provincial, el Frente Justicialista se impuso por una mínima diferencia de 0,74% sobre Cambiemos, pero a nivel individual Cantard le sacó una gran ventaja de 178.088 votos sobre el cristinista Rossi. ¿Quién puede garantizar que los 176.020 sufragios de Rodenas y los 15.463 de Di Bert vayan todos al ex ministro de Defensa? Es probable que se repartan entre Rossi, Cantard y en menor medida otros candidatos porque los votantes de la ex jueza rosarina eran claramente antikirchneristas. Lo que quedó manifiesto es la estrepitosa caída del Frente Progresista en el lejano tercer lugar de las preferencias electorales con el 12%, que viene gobernando la provincia de Santa Fe desde hace una década. ¿Será por el desgaste acumulado de la función pública, sumado a un candidato que era poco conocido o también hay un cierto hartazgo con los socialistas? En nuestra ciudad, por tercera vez volvió a perder el oficialismo en elecciones legislativas (las anteriores fueron en 2001 y 2013). ¿Muriel era el candidato apropiado, quien arrastra una imagen kirchnerista y es poco conocido en los barrios periféricos, o era mejor candidata Vimo? Esta fuerza política gobierna la ciudad desde 1991 con diferentes intendentes, pero en la vida nada es eterno y en algún momento le puede ocurrir lo mismo que a nivel provincial (el PJ gobernó entre 1983 y 2007). ¿Por qué Perotti casi no hizo campaña por sus candidatos locales y provinciales? ¿Intuía estos resultados? Cambiemos ganó en la ciudad y en esta ocasión la sorpresa de la interna la dio el joven radical Leo Viotti, lo que generó un reverdecer radical y un dolor de cabeza a las aspiraciones de Lalo Bonino para pelear la intendencia en 2019. En política los finales son siempre abiertos y nada está definido sobre el resultado electoral del 22 de octubre, pero en general los que triunfan en las primarias suelen ampliar las diferencias y en el ánimo de la gente no está la idea de volver a las viejas prácticas populistas que hubo hasta fin de 2015…

Fuente: diario La Opinión, Rafaela, 18 de agosto de 2017.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *