Soberbia dirigencial en el fracaso del microcentro rafaelino

Se trata del editorial del programa radial “Sábado 100” por FM Sol (90,9) que conduce Emilio Grande (h.). Los actores sociales involucrados tienen que sentarse -incluido el nuevo intendente Luis Castellano- para que la remodelación se realice buscando una nueva negociación para el bien de la ciudad.

Compartir:

Por Emilio Grande (h.).- Cuando los dirigentes a cualquier nivel negocian a espaldas de los intereses de la gente y en contra del bien común ocurre lo que pasó con el microcentro rafaelino. El Concejo Municipal aprobó la remodelación del principal paseo entre la plaza 25 de Mayo y la Jefatura con acuerdo del Centro Comercial e Industrial de Rafaela y la Región. La obra en cuestión tenía un costo de 15 millones de pesos de los cuales el 70% los abonaba el Municipio y el resto los frentistas de bulevar Santa Fe. Pero aparecieron en escena los autoconvocados que no se sintieron representados por el Centro Comercial y tampoco fueron escuchados por los funcionarios municipales, tratando Raúl Bonino –uno de los líderes del grupo- de mentiroso al intendente Omar Perotti. El jueves último cerró el Registro de Oposición y casi el 50% de los dueños de inmuebles (103 sobre un total de 208) votó en contra de la forma de pago pero aclaran que están a favor de esta obra necesaria para la ciudad a “costos reales”. Oscar Parra dijo que el número de oposición pudo ser mayor pero hubo temor a represalias del Municipio. A la hora de analizar a los propietarios hay diferentes tipos: los dueños de comercios que atienden al público, los que alquilan los inmuebles a terceros y los titulares de las casas y los departamentos de los edificios en altura. Es difícil establecer cuánto debería pagar cada uno pero un lote tipo de 10 metros de frente tenía que abonar unos 12.000 pesos más el IVA en 24 cuotas. Se opusieron porque entienden que a ellos le correspondería pagar solamente las veredas y las luminarias y el resto de los trabajos (adoquinado, desagües, canteros) a cargo de la Municipalidad. Hay antecedentes a favor de los frentistas: las obras del readoquinado en bulevar Lehmann que incluyó los desagües, avenida Mitre, calles Bolívar, 3 de Febrero, entre otras, estuvieron a cargo en forma total del Estado local. Otro ejemplo con fondos provinciales fue la prolongación de bulevar Lehmann hasta el autódromo que estuvo a cargo del gobierno por ese entonces de Jorge Obeid, mientras a los propietarios de los campos lindantes -entre ellos algunos dirigentes políticos locales- les resultó totalmente gratis. Hagamos un poco de memoria y justicia. Más allá de que muchos ciudadanos rafaelinos consideren esa decisión como conservadora o contraria al progreso, es comprensible la actitud de los frentistas de bulevar Santa Fe porque lisa y llanamente le están metiendo la mano en el bolsillo. Mientras Jorge Maina amenazó con que el presupuesto previsto se destinaría a otro lugar de la ciudad y Perotti dijo que no dará más dinero para el microcentro, los dirigentes políticos y del Centro Comercial tienen que hacer un mea culpa y reconocer que fracasaron en imponer una obra a cualquier precio. Los actores sociales involucrados tienen que sentarse incluido el nuevo intendente Luis Castellano para que la remodelación se realice buscando una nueva negociación para el bien de la ciudad

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*