Retomar el equilibrio

La Presidente olvidó que Argentina no es un conglomerado de territorios autónomos sino un país federal, por ello los impuestos que las provincias tributan a ésta hace que sea la nación, quien tenga determinadas obligaciones para con las provincias. En este juego de derechos y obligaciones no puede la Presidente desamparar a los argentinos impidiendo que una movilización protegida por el derecho a huelga en la Constitución Nacional, quede sin tutela policial.

Por María Herminia Grande (Rosario)

Compartir:

Por María Herminia Grande.- Tres hechos de importancia política deben ser tenidos en cuenta en la Argentina de los últimos siete días. Por orden de importancia destaco el discurso de la presidente Kirchner del pasado martes cuando con la excusa de anunciar créditos para jubilados, perforó la banda de equilibrio con la que debe manejarse todo presidente democrático. Indudablemente la Presidente rompe momentáneamente su racionalidad cuando siente miedo. Si observamos su conducta veremos que cuando alguien le disputa poder en serio, se enoja, se altera. Así procede con Scioli –a veces pienso que a pesar de él, con su traje antiflama crece y crece en las encuestas -, ahora con Moyano que intenta poner oposición peronista, donde Scioli no la pone. Claro está que Scioli debe pagar sueldos en la provincia de Buenos Aires, Moyano no. Yendo por parte, la Presidente olvidó que Argentina no es un conglomerado de territorios autónomos sino un país federal, por ello los impuestos que las provincias tributan a ésta hace que sea la nación, quien tenga determinadas obligaciones para con las provincias. En este juego de derechos y obligaciones no puede la Presidente desamparar a los argentinos impidiendo que una movilización protegida por el derecho a huelga en la Constitución Nacional, quede sin tutela policial. En el 10mo. aniversario de los asesinatos de Kosteki/Santillán, hecho dolorosísimo en la historia de nuestro país, fue de una enorme irresponsabilidad que la Presidente en alusión a otro hecho triste, dentro de otro contexto, la muerte de gendarmes en un accidente vial, dijese “querían un muerto, ahí los tienen!”. No puede la Presidente, confundir hechos tan distintos y mucho menos amenazar con muertos en una República donde la sangre fue una triste protagonista a lo largo de su historia. La Presidente sigue anunciando, casa para todos, créditos para los jubilados… ¿Y si empezase el gobierno a cumplir con sus obligaciones?. ¿Por qué un jubilado debe acudir a un crédito pagando el interés correspondiente a la inflación negada, si tiene el dinero que le pertenece y el gobierno no le da? . Una vez más debemos recordar que el haber del 70% de los jubilados es de $ 1.600.-, un 40% del 82% que les correspondería cobrar… Tampoco condice con la Argentina que creció a un promedio del 8% anual una clase trabajadora que en un 81% gana mucho menos que los $ 5.782, mínimo no imponible para ganancias. Contradicción flagrante si la hay, es haber conseguido este gobierno la asignación universal por hijo para luego negarle dicha asignación al hijo del trabajador cuyo sueldo supere los $5.000.- La Presidente hizo mención en su discurso, de la sorpresa que generó en algunos mandatarios del G20 que en Argentina las discusiones paritarias alcanzasen acuerdos superiores al 20%… La sorpresa es que Argentina integre el trío de países con la inflación más alta del mundo. El segundo hecho político sin lugar a dudas, es el paro y movilización de camioneros y algunos gremios afines, a Plaza de Mayo. Más allá de la cantidad de concurrentes, de los gremios que acompañaron; la importancia no es gremial sino política. La oposición dentro del peronismo cobra visibilidad y seguramente a partir de este hecho, irá tomando forma. Por ejemplo, como dije la semana pasada, Pino Solanas estuvo en el palco. El tercer hecho tiene que ver con el Dr. Hermes Binner quien concitó en octubre pasado la mayor adhesión del voto dentro de los opositores. El sábado en mi programa de radio me dijo: “creo que el gobierno actual tiene un gran desafío, o bien abre las puertas y genera un gobierno de coalición o bien se va a encontrar en una situación muy dificultosa, y lo vamos a sufrir todos”. Le pregunté si veía débil al gobierno de la Presidente Kirchner, me contestó “Por supuesto, absolutamente… Imagínese que una sola persona maneja la economía del país, dice qué se exporta y que no. No hemos cumplido ni con la mitad de la Cuota Hilton, tenemos 40 millones de habitantes, estamos en el G20 pero seguimos mintiendo con el INDEC. Argentina es un gran país y lo está convirtiendo en una republiqueta”. Esta definición categórica del opositor más votado en las últimas elecciones presidenciales se apagó durante la semana. La gran pregunta es ¿hubo algún condicionamiento de parte del hombre que conduce la provincia de Santa Fe que dice “rascar la olla” y no encontrar el dinero para cumplir con los compromisos?

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*