Reforma de la Constitución en Santa Fe

¿La Legislatura provincial en su nueva conformación está o no madura esta vez para tratar el tema?

Por Enrique Marchiaro (Rafaela)

Compartir:

Por Enrique Marchiaro.- En el próximo diciembre la legislatura provincial santafesina tendrá mayoría no oficialista en ambas cámaras. Por primera vez desde 1983 el color político del ejecutivo no será el mismo que el de la cámara de diputados, pues el art. 32 de la Constitución provincial otorga automáticamente 28 diputados a quién gana y los restantes 22 se distribuyen proporcionalmente entre el resto. Esta disposición que no parece ya convencer a nadie, va de la mano de otras que han quedado desactualizadas: por ejemplo, las autoridades comunales se renuevan por mandato constitucional cada dos años o la forma en que se organizan los entes de control que responden a una época en la que el tema no tenía la presencia que hoy en el mundo. Podríamos seguir con la lista de temas que justifican por sí una reforma, como ser la imposibilidad del dictado de las cartas orgánicas por los municipios, violando de este modo la constitución santafesina en lo dispuesto por el art. 123 de la CN. Pero no trataremos ahora los puntos de una reforma –su necesidad- sino la posibilidad de que se traten ellos, es decir, su oportunidad. La necesidad de la reforma es indiscutida desde el punto de vista técnico, sea por disposiciones que han quedado desajustadas y generan serios problemas institucionales, sea por un mínimo de adaptación a la carta magna nacional en materias como los derechos humanos. Este año se cumplen 50 años de nuestra constitución, la que fue de vanguardia en el país en su momento y que desde ya tiene elementos que no merecen ni siquiera un retoque. Al que le interese profundizar, simplemente lea el artículo 6º, pero sin duda deben modificarse varios aspectos. Lo curioso es que desde 1983 en adelante este tema no lo hemos resuelto los santafesinos, mientras que otras provincias lo lograron, a tal punto que de 23 sólo Santa Fe no tocó un solo punto estos 50 años, cuando el resto sí. ¿Qué condiciones sociales y políticas se dieron en otras provincias que aquí no? ¿Cómo Santa Fe se destaca en temas institucionales, como el sistema de boleta única o aún la costumbre de su electorado de ser muy independiente, y esta elemental cuestión no podemos lograrla? Recordemos que tres gobernadores han planteado la reforma: Reutemann en el año 1993 (sí bien no elevó un proyecto formal dio el primer paso con una comisión de expertos que indicó los pasos a seguir), Obeid con su proyecto del 2004 y Binner en el 2008 y 2010. A su vez, numerosos legisladores provinciales han presentado proyectos, sean socialistas, radicales, justicialistas o demócrata progresistas. Lo real es que siempre hubo un bloqueo de la oposición de turno y esto le toca a ambos partidos: cuando Obeid planteó la reforma fue el bloque radical-socialista quién se opuso a la misma y cuando Binner lo propuso, le dijeron que no los justicialistas. Parece increíble que no se haya dado un acuerdo sobre puntos básicos, dando un pésimo ejemplo al resto del país y a la propia sociedad santafesina: si la constitución prevé 2/3 de los votos para aprobar su reforma es porque se necesita un consenso que va más allá de los criterios propios. Si bien no es un tema que la población tenga en mente, sí sus consecuencias: uno siempre insiste con que la reforma constitucional nacional de 1994 tuvo y tiene un impacto en la vida cotidiana que hasta que un ciudadano no lo vive no lo comprende. Los ejemplos son de todo tipo: desde los derechos de los consumidores que permiten frenar subas de tarifas infundadas al derecho al medio ambiente o a la salud que permiten que día a día miles de ciudadanos de a pie logren su reconocimiento en tribunales o bien todo el país puede ver como se dictan ciertas leyes nacionales, precisamente porque lo permite y aún lo exige la carta magna reformada en 1994. Ojalá que la nueva composición de las cámaras traiga la novedad de un mayor diálogo entre oficialismo y oposición para todos los temas y que fruto de ello el acuerdo por la reforma también se de.

Fuente: diario La Opinión, Rafaela, 27 de agosto de 2011.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*