“Puede haber distintas posiciones sobre el proceso militar”

Es la opinión de la directora de la escuela 504 Patricia Guntern en una entrevista radial. Dice que no estuvo informada sobre un video que mostraba imágenes de la película “Garage Olimpo”. Afirma que le asiste el derecho a la defensa con respecto a las calumnias y mentiras que salieron a decir algunas personas que la dañaron moral y profesionalmente, y en particular a su familia.

Por Emilio Grande (h.)

Compartir:

“Desgraciadamente el acto fue desvirtuado. La programación se fue desarrollando, pero solamente el punto 11 donde iba a aparecer un video referido al golpe de Estado que al parecer estaba hecho con fragmentos de películas argentinas que aludían al tema del cual yo no tenía ningún conocimiento que se iba a proyectar. En el acta realizada por el mismo profesor decía retiro de la bandera y luego se proyectaría ese video que empezó con imágenes conocidas de procedimientos militares, detención de personas, las madres de Plaza de Mayo en la plaza reclamando justicia hasta que apareció una propaganda anunciando la película «Garage olimpo». Como contiene imágenes de torturas muy explícitas que llevan bastante tiempo en su contenido, me anticipé a que se proyecten, le solicité al profesor que organizó el acto que suspendiera y no se pasaran, pero él se negó a hacerlo y entonces asumí la responsabilidad de apagar el reproductor de DVD por imágenes de tortura a una mujer para no herir los sentimientos de nuestros alumnos, que provienen de familias que tienen pensamientos distintos y diversos, pero en ningún momento se censuró el video elaborado por los alumnos de 2° año”. La que habla es Patricia Guntern -directora de la escuela de enseñanza media N° 504- en una entrevista en el programa radial “Sábado 100” por Mitre Rafaela (FM 91.9), conducido por quien esto escribe. En ese establecimiento se desató una polémica por presunta discriminación ideológica y los padres de una alumna hicieron una presentación en la Regional de Educación y ante el INADI, pero también otro grupo de padres se solidarizó con la entrevistada.

-¿Está convencida que actuó correctamente? -Yo sigo creyendo que sí porque no estaba informada sobre este último video y como directora de la escuela no puedo permitir que se proyecte cualquier cosa sin estar debidamente informada, porque mi deber es preservar a los chicos de aquello que puede tener imágenes de violencia extrema o algún tema de contenido no ideológico. Todo lo que se quiso decir sobre el Proceso se permitió, porque si habría censurado no hubiera admitido que ese docente tiene una posición claramente definida hubiera hecho el acto, y sus palabras no fueron censuradas; nunca le pedí el discurso con anticipación, no estoy persiguiéndolo sobre que iba a hacer, solamente no permití que se proyectaran imágenes que pudieran tener contenidos de violencia. Si se considera una censura ideológica eso corre exclusivamente por responsabilidad de los padres de Yoana.

-El padre de Yoana mencionó que usted habló de dos “verdades” en aquella época. -Eso corre por cuenta de Nieto (papá de la chica). Lo que sí dije es que sobre el proceso militar puede haber distintas miradas, posiciones e interpretaciones como sucede con cualquier hecho histórico. Hay una verdad que existió, fue el proceso militar y nadie lo niega: que hubo genocidio, atropello, terrorismo de Estado, eso yo jamás lo negué y siempre lo enseñé. Que él considere sobre la “teoría de los dos demonios”, corre por cuenta de él. Era una obligación de honestidad intelectual decir que sobre un hecho histórico hay distintas miradas y que cada uno puede adherir libremente a esas posiciones.

-Además del acto, ¿hubo debate sobre esas distintas miradas del gobierno militar? -Solamente se circunscribió al acto del 24 de marzo. El docente con absoluta libertad trabajó el tema en el curso de 2do. año en el que investigaron, dialogaron y debatieron en el curso.

-Hay otro grupo de padres que salió a respaldar su actuación en el acto. ¿Se siente fortificada? -Yo confío en la Justicia y haber actuado en mi carácter de directora pensando en el bien común. Es un honor que haya padres que confíen en mí; a cualquier persona lo hace sentir bien la solidaridad, lo que agradezco y valoro enormemente. Soy absolutamente respetuosa de las jerarquías del supervisor y la directora regional, pero la decisión final la va a tener el Ministerio (de Educación). Me asiste el derecho a la defensa con respecto a las calumnias y mentiras que públicamente salieron a decir algunas personas y me han dañado moral y profesionalmente, y en particular a mi familia.

-¿Piensa iniciar acciones judiciales? -Eso lo tengo que pensar.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*