Preocupación por la violencia en la escuela del barrio 2 de Abril

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” que conduce Emilio Grande (h.) en radio Sol Rafaela (FM 90,9).

La semana pasada hubo una reunión en el establecimiento escolar ubicado en el nuevo barrio al sureste de nuestra ciudad para abordar un problema no menor: la violencia suscitada entre los alumnos y hacia los docentes.

El encuentro fue convocado por un grupo de padres y en este programa de radio contó los pormenores el colega y docente Julio Armando, destacando una cierta ausencia del Estado para tratar de buscar una solución a esta problemática.

Participaron los padres autoconvocados, autoridades escolares, funcionarios municipales, concejales, pero faltaron dos patas importantes: representantes de la Policía y de la Subsecretaría de la Niñez de la Provincia.

El problema es por demás de complejo porque además del contexto socioeconómico al ser un sector de clases media-baja y baja, el barrio se conformó con tres planes sociales distintos y según contaron esto también se ve reflejado al interno de la escuela en la que no se integran los chicos entre sí.

Un elemento no menor es el consumo de droga de los alumnos y adolescentes quienes aparentemente habrían ingresado con estupefacientes a la escuela, siendo negado desde la Dirección. Sin embargo, hay varios testimonios que afirman que varios chicos van drogados durante el horario de clase, generando disturbios, altercados y peleas entre sus pares.

Una de las conclusiones que se escucharon durante la reunión fue avanzar en la mesa de gestión integrada por la escuela, la comisión de salud, la comisión vecinal, el equipo territorio municipal, a la que debería sumarse la Policía y la Subsecretaría de la Niñez.

José Mondino opina que “la violencia, en cualquiera de sus expresiones, tiene eco en los niños, deja secuelas. Los docentes tampoco quedan fuera de estas normas: ante la violencia de todo tipo tienen afectado su sentido de autoridad, se sienten ninguneados socialmente, y pensemos juntos en lo necesario que son los docentes para la sociedad y lo seriamente afectada que está la educación cuando alumnos y docentes no tienen derecho a la seguridad”.

¿El Ministerio de Educación y la Regional III de Educación están al tanto de esta problemática de violencia existente, que ciertamente desborda lo escolar, o tratan de ocultarlo? ¿Qué papel cumple el gremio Amsafe frente a la agresión a docentes y el pedido reiterado de licencias que se vienen dando por los casos de violencia en general?

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*