Pedro volvió al colegio San José

Se trata del niño de 7 años afectado por meningitis, estuvo internado 10 días en Santa Fe. Sus padres agradecieron las atenciones recibidas y la cadena de oración. En Rafaela no hay terapia pediátrica intensiva.

Por Emilio Grande (h.)

Compartir:

Por Emilio Grande (h.).- El sábado 11 de agosto último no fue un día más para la familia Cesana porque su hijo Pedro de 7 años presentaba un cuadro de fiebre, vómitos y cara pálida, siendo atendido por su pediatra Alejandra Taurian y derivado a la Clínica de Niños, recibiendo la colaboración del doctor Carlos Mastrandrea. Tuvo síntomas nerviosos, los análisis de sangre estaban bien, pero la punción lumbar dio como resultado un líquido “turbio”, con lo cual se decidió su traslado urgente porque lamentablemente no hay terapia pediátrica intensiva pública ni privada, una materia pendiente para la ciudad “modelo”. Decidieron derivarlo al sanatorio Sagrado Corazón de la ciudad de Santa Fe en una ambulancia de Presto con la compañía de la citada Taurian. “Estuvo rápida en el diagnóstico y muy humana en la atención”, destacaron sus padres Daniel Cesana y Andrea Berger ante la consulta de este cronista. El cuadro fue una meningitis bacteriana, el cultivo en Rafaela dio negativo, en Santa Fe determinaron tomar otras muestras y enviarlas a Rosario, determinando meningococo y ahora están siendo analizadas en el Instituto Malbrán de Buenos Aires. Es una bacteria agresiva que afecta al organismo a través de la sangre y en este caso fue de pronóstico reservado. En Santa Fe fue atendido por la Dra. Paola Bonfiglio y un grupo de médicos terapistas durante cuatro días hasta que bajó al piso permaneciendo otros seis días. Allí comenzó a tratarlo la Dra. Carina Ochat (oriunda de Rafaela), recibiendo una atención de calidad de todo el personal sanatorial. Frente a esta delicada situación se armaron cadenas de oración en el Colegio San José -cursa 2º grado A turno mañana- y en la parroquia San Rafael. “En la escuela fue impresionante como rezaron. Más allá de la sicosis que hubo en el curso, la escuela siguió todas las recomendaciones del Ministerio de Salud con medidas adecuadas”, agregaron. “Durante esos 10 días que vivimos en Santa Fe nos pusimos en la manos de Dios, con mucha gente rezando sumado a la compañía de una imagen de la Virgen de Schoenstatt”, mencionaron. El alta médica de Pedro fue dado el 21 de agosto, encontrándose sano y en buen estado de salud, volviendo a la casa del barrio Brigadier López. El martes 28 de agosto volvió a la escuela con un recibimiento especial con globos y carteles de sus compañeros y su maestra. Tiene una hermana que se llama María Victoria de 11 años quien se quedó en Rafaela con los abuelos. El nombre Pedro fue elegido teniendo en cuenta el apóstol Pedro a quien Jesús le dijo “tu eres mi kefa (piedra) y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”. Aprovecharon los padres para agradecer la atención recibida de los médicos, al Ministerio de Salud, al colegio San José y a todos los que oraron en este difícil momento. Pidieron la reserva de no ser fotografiados.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*