“La realidad tiene receta, la política está lejos”

En la Nación y provincia aumenta el gasto público. De la misma manera aumenta la pobreza y la marginalidad. Significa que el dinero público sigue destinándose a quienes más tienen y menos lo necesitan. También que ese dinero no va en auxilio de la producción para poner en movimiento la maravillosa rueda virtuosa de producción y trabajo. Tal vez va en auxilio de ciertos empresarios…

Por María Herminia Grande (Rosario)

Compartir:

Breve reseña de la Argentina real: en Capital Federal, donde el PBI per cápita duplica la media nacional, (U$S 14.767); once mil personas, según la organización internacional Médicos del Mundo, se registran desde diciembre pasado en situación de calle. Lisa y llanamente viven a cielo abierto.

La justicia bonaerense llamó a concurso para cubrir cargos vacantes de médicos forenses oficiales. Un jurado de notables bochó al 80% de los postulantes que deben asistir con excelencia científica los dictámenes de la justicia, por ser incapaces para dicho cargo. No supieron responder preguntas básicas ni analizar una pericia simple. Hubo hasta errores de ortografía.

Estos datos corresponden al distrito donde se libra desde la política “la madre de todas las batallas”. Son datos sueltos, porque el INDEC está “destripado”. Pero nada indica que no se pueda ponderar esa realidad con un error de más o menos 3%, como dicen las estadísticas, al resto del país.

Años atrás, entre otros temas, se cuestionaba al gobierno menemista porque nuestra Argentina libre de aftosa, había retrocedido ante el virus con la consecuente pérdida de mercados. En la era kirchnerista, Argentina ya no está preocupada por la aftosa, porque el sujeto a cuidar es cada vez más inexistente: el stock ganadero. Y los mercados están perdidos en manos de países como Brasil, Paraguay, Uruguay, que sí aplicaron políticas de Estado en el sector. Tampoco se siembra trigo.

No hay gas ni instalaciones de gas en las escuelas donde los chicos deben aprender sin que el frío los perturbe.

Hay empresas subsidiadas con dinero de jubilados que hoy reciben pobres haberes jubilatorios. Extraña manera de cuidar las reservas de toda una vida para una vejez digna.

Acompañando los primeros fríos apareció la gripe A, dejando atrás el calor y el dengue. No resolviéndolo. Con la vuelta de las primeras temperaturas agradables volverá a los títulos periodísticos el Aedes aegypti.

La producción está virtualmente trabajando “como un servicio de guardia”, de no ser así tampoco podría hacerlo por falta de planificación y concreción energética.

Acompañando a la realidad descripta, la industria frigorífica pasó a manos brasileñas. La industria láctea a distintas banderas…

También es cierto que año tras año, cuando aparecen las becas Guggenheim, siguen siendo los científicos argentinos quienes en mayor número acceden a ellas.

Sin lugar a dudas, Argentina se ha convertido en un país de ideologías testimoniales. Por eso los partidos políticos han dejado de ser y los candidatos “amuchan” distintos nombres en forma de frentes, alianzas, coaliciones; vacíos de programa y contenido. La gran pregunta ante esta realidad es cómo cambiar la viciada cultura política argentina. Quien escribe estas líneas tiene claro por donde empezar. Es necesario que quienes tienen el poder de decisión también lo reconozcan y lo protagonicen: educar, educar y educar.

Breve reseña de una Argentina posible: a propósito de este tema en Santa Fe, en medio de una campaña electoral que no ha desentonado por su chatura con el resto del país, dos candidatos a diputados nacionales de distinta extracción política, aportaron una pizca de luz ante tanta oscuridad. Alicia Ciciliani, socialista, propuso para Santa Fe la realización de un convenio a veinte años con el justicialismo, el radicalismo, el ARI, con todos los partidos políticos; para revolucionar la educación. “Estoy convencida que no es un problema de dinero. Es un problema de planes, de proyectos, de saber hacia donde vamos. Los cursos de capacitación no solucionan la falta de educación básica. Por ejemplo: en los cursos para albañiles, éstos no pueden calcular superficies, cantidad de materiales…. Su matemática básica es débil. La capacitación no sirve. Debemos tener una educación básica de calidad desde los tres años, para dar igualdad de oportunidades desde Gato Colorado hasta el último pueblo del sur de Santa Fe. El plan debe ser sin importar quien es el gobernador para no cambiarlo cada cuatro u ocho años”. Por su parte el candidato, Daniel Germano, reutemista, concordó con esta propuesta. Dijo “toda la sociedad argentina tiene una discurso muy hipócrita con respecto a la educación, y no lo digo por Alicia. No vamos a encontrar un solo político que no diga: ¡lo más importante es la educación! Pero un país que se endeudó en U$S 150 mil millones y tiene sin resolver el problema educativo, habla de la enorme deuda de los dirigentes con la sociedad. Porque el núcleo duro del desempleo es la falta de educación de la gente que está desempleada. No hay tasa de crecimiento económico que pueda eliminar el desempleo en Argentina si no empezamos por el tema educativo. De seguir así muy pronto vamos a tener una educación de analfabetos, analfabetos del trabajo, analfabetos tecnológicos… Concuerdo con Alicia Ciciliani en lograr acuerdos al respecto y decir este es el plan y lo vamos a llevar adelante esté quien esté”

Hoy no se discute ideología porque quienes dicen representar distintas líneas de pensamiento, a la hora de concretar esa ideología, nada los distingue. En la Nación y provincia aumenta el gasto público. De la misma manera aumenta la pobreza y la marginalidad. Significa que el dinero público sigue destinándose a quienes más tienen y menos lo necesitan. También significa que ese dinero no va en auxilio de la producción para poner en movimiento la maravillosa rueda virtuosa de producción y trabajo. Tal vez va en auxilio de ciertos empresarios…

La falta de compromiso ideológico hace que la atención real de la pobreza especialmente entre niños y adolescentes, esté relegada y el presupuesto social se destine al peor de los clientelismos. La gran ausente en la Argentina 2009, donde la mitad de los pobres son niños y adolescentes; es la inclusión.

María Herminia Grande

Fuente: www.mariaherminiagrande.com.ar/articulo.php?id=0000000402

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*