Jóvenes del PDP y del PRO trabajaron en proyectos ambientales

Las juventudes del Partido Demócrata Progresista y del PRO elaboraron en conjunto dos iniciativas que luego fueron presentadas a Lisandro Mársico, quién las ingresó al Concejo Municipal.

Una de ellas constituye un proyecto de ordenanza a los fines de que los comercios, bares y restaurantes que utilizan y/o expenden sorbetes plásticos de cualquier material que no sea biodegradable y/o reciclable deberán proceder a su eliminación definitiva.

“Planteamos también en el proyecto que el Instituto de Desarrollo Sustentable (IDS) lleve a cabo una campaña de concientización masiva, que visibilice las consecuencias del indiscriminado uso de elementos plásticos, haciendo hincapié en la problemática de la utilización de sorbetes descartables de un solo uso”, informó Adriana Seno.

En relación a la otra iniciativa trabajada por los jóvenes es un proyecto de minuta de comunicación a los fines de que el Departamento Ejecutivo proceda a disponer un programa denominado “Rafaela libre de humo”, que consiste en líneas generales en concientizar a la ciudadanía en general sobre el consumo de cigarrillos en los sectores de esparcimiento de la ciudad, previniendo la contaminación que produce no solo el hecho de consumirlos, sino las colillas que se dejan en los diferentes lugares, a los fines de preservar la naturaleza, mejorar la calidad del descanso en ese sector y prevenir enfermedades.

“Sugerimos incluso instalar en toda el área del palacio municipal colilleros con el fin de recolectar las colillas que de otra forma terminan en el suelo o sumideros, con el fin de generar conciencia sobre el impacto medioambiental y la colocación de  recipientes acordes para depositar las colillas de los cigarrillos en los espacios públicos”, agregó Luis Aresca.

“Generalmente, las colillas se tiran al piso y cuando llueve son arrastradas a las alcantarillas y a las fuentes de agua. Algunas de las sustancias que se encuentran en las colillas de cigarrillos eliminadas incluyen: nicotina, alquitrán, arsénico, plomo e hidrocarburos poliaromáticos, todos insumos sumamente contaminantes”, sostuvo Seno.

“A su vez, es posible generar un proceso de reciclaje con las colillas de cigarrillos recolectadas y proceder a transformarlas en materiales para la construcción, por ejemplo, ladrillos”, añadió la arquitecta Carla Boidi. 

Este grupo de jóvenes integrado por los citados Aresca, Seno, Boidi, como así también Leo Baruchelli, Juan Kalvermatter, Eric Donnet, Valentín Menossi, entre otros, han constituido un espacio de encuentro permanente para trabajar sobre diferentes temáticas, entre las cuales, en este caso, han incluido la protección de nuestro medio ambiente.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*