Iglesia y la democracia argentina

El arzobispo de Buenos Aires y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, cardenal Jorge Bergoglio, presentó el libro “Iglesia y Comunidad Nacional”, que compila un centenar de documentos elaborados por los obispos durante las últimas décadas.

Compartir:

BUENOS AIRES, , lunes, 6 marzo 2006 (ZENIT.org-Aica).– El arzobispo de Buenos Aires y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, cardenal Jorge Bergoglio, presentó este lunes el libro «Iglesia y Comunidad Nacional», que compila un centenar de documentos elaborados por los obispos durante las últimas décadas. «La palabra de la Iglesia sobre las cuestiones referidas a la dignidad humana o a las realidades sociales no son un diagnóstico hecho desde las ciencias humanas. No se centra en las encuestas ni en los datos socioeconómicos u otros instrumentos seguramente muy útiles para sociólogos, economistas o políticos, sino que es una palabra profética sobre la realidad pronunciada desde el Evangelio, una palabra que no pretende aportar soluciones técnicas sino despertar las conciencias en orden a la consecución del bien común», aclaró. El purpurado argentino destacó entre los textos incluidos a «Iglesia y comunidad nacional» (1981), al que consideró «un hito», dado que «entonces comienza a gestarse el retorno a la democracia y con este luminoso documento los Obispos acompañan esos esfuerzos de políticos, sindicalistas, organizaciones populares y muchos otros actores sociales». «Fue una palabra profética pronunciada desde el Evangelio, que acompañó la marcha de la Iglesia y de todos los hombres de buena voluntad en esa inmensa y compleja tarea que fue el restablecimiento de la democracia en nuestra patria», subrayó el primado de Argentina. Tras reclamar una «adecuada hermenéutica» para comprender los documentos eclesiásticos e interpretarlos en «»su totalidad englobante», advirtió que «no es lícito desgajar párrafos o frases aislándolas del contexto porque –de este modo- se altera su significado y se hace decir al documento lo que no dice o, peor aún, lo contrario de lo que dice». «La instrumentalización de un documento episcopal por medio de este reduccionismo fragmentario desnaturaliza el mensaje constructivo y profético de la Iglesia. Por ello, es necesario acercarse a los mensajes episcopales con una hermenéutica totalizante y adecuada», insistió. El cardenal Bergoglio explicó que el texto, de 700 páginas, está dividido en cuatro bloques temáticos: «La Iglesia y la construcción de la democracia y la justicia social»; «La defensa de la vida y la familia en democracia», «La Iglesia y la defensa de los derechos humanos» y «Los conflictos internacionales». Sin embargo, hizo hincapié en la segunda temática, porque señaló «la construcción de la democracia y de una convivencia plenamente humana es para la Iglesia inseparable de la defensa de la vida y de la familia. Sobre estas cuestiones los Obispos plantearon elementos fundamentales para poder establecer un diálogo claro y abierto con el resto de la sociedad que permita iluminar desde el Evangelio los temas de la dignidad de la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural, de la familia, de la educación para el amor y muchas otras cuestiones que son claves en la vida de una sociedad». El purpurado sostuvo que «este libro es una mirada hacia un pasado reciente que quiere ser un aporte al futuro. Es propio del cristiano asumir esta dimensión deuteronómica de la existencia: memoria del pasado para abrir nuevos espacios a Dios. Asumimos el camino andado y seguimos caminando hacia delante». Por último, el cardenal Bergoglio expresó el deseo de que «se conozca más y mejor el aporte que la Iglesia tiene para ofrecer a la hora de construir una convivencia pacífica en la que se respete la dignidad de cada ciudadano. Deseamos pues, servir a nuestra patria ofreciendo, además del esfuerzo siempre insuficiente de consolar y auxiliar a los que sufren, aquellas reflexiones que brotan de nuestra fe y que consideramos útiles para todos los hombres de buena voluntad».

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*