Emociones y compromiso en encuentro diocesano de jóvenes

Fueron dos jornadas en la que participaron unos 1.300 jóvenes de casi todas las localidades de los departamentos Castellanos, San Cristóbal y 9 de Julio. Varios testimonios de los asistentes alientan a la pastoral juvenil iniciada en 1999.

Por Emilio Grande (h.)

Compartir:

“Fue una experiencia indescriptible y me quedo casi sin palabras por lo emocionante de este encuentro, con momentos fuertes en la exposición del padre Walter (Perelló), la obra de servicio que a mí me tocó estar con enfermos de cáncer en la zona de la parroquia Santa Rosa, como también la adoración eucarística”, es el testimonio de Micaela Beltramino de Humberto I ante la consulta de este cronista. Ayer fue el segundo y último día del Encuentro Diocesano de Jóvenes con la participación de unos 1300 jóvenes, provenientes de casi todas las localidades de los departamentos Castellanos, San Cristóbal y 9 de Julio. Los momentos fuertes fueron el espiritual celebrativo para profundizar la vida cristiana a cargo del obispo Carlos Franzini, citando las enseñanzas del papa Benedicto XVI en Sidney. Tomó como testigos a Laura Vicuña, Pier Giorgio Frassati, Ceferino Namuncurá y San Pablo en el marco del año paulino. Continuó con una adoración eucarística en silencio, la devoción de los participantes con una capacidad de recepción y escucha interesante en el salón de los toros. “Esto es fruto de un camino largo de la pastoral desde el año 1999 que se viene en distintos lugares de la diócesis”, destacó Gustavo Montini, asesor de la pastoral juvenil, a este diario. Por la tarde, fue el momento de la expo-joven con la presencia de unos 22 grupos de escuelas, universidades, sindicatos, partidos políticos, ONGs, grupos artísticos. “El objetivo fue que los jóvenes de otras realidades sociales muestren su experiencia sobre cómo trabajan a favor del bien común”, destacó el diácono Alejandro Sola. “Es una vivencia bárbara. Para destacar la solidaridad, fui al barrio 17 de Octubre, entregamos leche a los chicos y ayudamos a pintar y jugar. El desafío será colaborar con la gente necesitada y una oración constante”, contó Macarena Espíndola de 14 años de la parroquia San Cayetano de nuestra ciudad, al salir de la expo. El cierre fue marcado por la eucaristía -la única de la tarde en la ciudad- presidida por el obispo Carlos Franzini y concelebrada por varios sacerdotes, quienes confesaron previamente, mientras un grupo de jóvenes animaba en el sector de tribunas. Este encuentro fue organizado por la Pastoral de Juventud en la que trabajaron unas 150 personas, bajo el lema “Recibirán la fuerza del Espíritu Santo y serán mis testigos”, contando con la colaboración de más de 300 familias en el alojamiento de los visitantes. “Quiero destacar la organización que fue estupenda y permitió este encuentro con Cristo. Mi compromiso es llevarme mejor con mi familia”, expresó Manuel Sacks de 14 años de Sunchales. En la noche del sábado tuvo lugar un acto masivo en el coliseo del sur de Ben Hur con la participación de grupos musicales en vivo: Grandioso de Sunchales, Alianza y Kerigma de Rafaela y el grupo de animación del encuentro, en el que participaron más de 2000 personas, con emociones muy fuertes, a tal punto que una adolescente se descompuso y fue hospitalizada, posiblemente se encontraba cansada y también por las emociones vividas a lo largo de la primera jornada. A decir verdad, este encuentro estuvo marcado por varias notas distintivas, pero se pueden resumir en dos: las diferentes emociones vividas y el compromiso hacia el futuro. Lo resume el seminarista Mauro Platner de 22 años: “Es fuerte el encuentro con Cristo de muchos jóvenes a través de la oración que se materializa en el servicio a los necesitados”, remarcó.

Emilio Grande (h.)

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*