El peligro de las guerras

Durante muchas décadas el país del norte ha sido un Estado gendarme y ha prevalecido sobre todos los demás. Ello ha generado resentimientos, odios. Los pueblos anhelan ser libres.

Por Rosa Mayo de Marcuzzi (Esperanza)

Compartir:

El 25 de mayo se cumplió un nuevo aniersario de la Revolución que diera inicio, hace ciento noventa y nueve años, a nuestra liberación del dominio español. Personalidades como Castelli, Belgrano, Moreno, Monteagudo, han sido recordadas en los actos escolares la semana pasada. La fecha se conmemoró con distintos actos públicos en todos los lugares de la Patria. Argentina está sufriendo dificultades, derivadas de malos manejos económicos, de voracidad tanto en el enriquecimiento individual como en el afán de poder; sin embargo, no debiéramos abandonar la fe, en la esperanza de que se trata de un punto de inflexión, que podría superarse si prevalecieran en el mando hombres patriotas y de buena voluntad. Esto, en lo atinente a Argentina, a la que Rubén Darío llamara “región de la aurora”. Era otra época, claro; nuestro país florecía en granos y en progreso. Roguemos que algo similar vuelva a suceder, claro está que de acuerdo con las renovaciones mundiales, especialmente en lo científico y técnico. Pero al leer los titulares de diarios nacionales y extranjeros, deteniéndome en algún artículo, me sentí muy preocupada con la información de que Corea del Norte ha lanzado un misil de altísimo alcance en la madrugada europea, es decir en las últimas horas de nuestro huso horario. Rusia, EE.UU. y la U.E. convocan de urgencia a una reunión para tratar este gravísimo hecho; porque en los tiempos de las armas nucleares, el peor enemigo del mundo es la guerra. Por otra parte, casi de inmediato leí una entrevista a León Panetta, director actual de la C.I.A. (central de inteligencia de los EE.UU.), en la que abordaba los problemas con Israel, con Hamas y Hezbollah, el peligro de Irán, las guerras de Irak, Paquistán y Afganistán. Ni una palabra sobre Corea. Panetta dice que el terrorismo de los talibanes es amenazante para EE.UU. Se necesitaría realizar un análisis muy detenido para comprender por qué EE.UU. se ha convertido en el guardián del mundo, imagen que el actual Presidente desea ir cambiando (pero no lo dejan). Durante muchas décadas el país del norte ha sido un Estado gendarme y ha prevalecido sobre todos los demás. Ello ha generado resentimientos, odios. Los pueblos anhelan ser libres. Ya se están realineando, preparándose para los tiempos difíciles. Lo que me he preguntado es: ¿Cómo el director de la C.I.A. desconocía lo que iba a ocurrir en Corea? ¿Están bien aceitados los servicios -tristes- de espionaje y contraespionaje? Esto es muy grave porque ninguna nación puede ya sentirse segura, del modo en que va este planeta. A un año del bicentenario, la paz se impone como el anhelo de todos. Y la honestidad y bondad de los hombres, especialmente de aquellos que deben tomar grandes decisiones. Carentes de ejemplos y paradigmas, estamos un tanto a la deriva. Pobre homenaje a los Hombres de Mayo de 1810, porque pareciera que los laureles “que supimos conseguir”, están un tanto ajados, aquí y en otros países. Alguien ha dicho: “Los laureles se conquistan día tras día, con trabajo honesto, con estudio, perseverancia, buenas intenciones y buenas acciones”.

Rosa Mayo de Marcuzzi

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*