“El país bate récords de corrupción”

El ensayista Juan José Sebreli describió los males argentinos y alertó sobre la formación de guetos. Advirtió sobre la desaparición de la clase media. Dijo que votará por Patricia Bullrich

Compartir:

Corrupción hay en todos lados pero la que hay en la Argentina “ya es excesiva” y esto contribuye en gran parte al malestar que vivimos. Esa fue una de las agudas observaciones del escritor Juan José Sebreli que provocaron risas nerviosas y escozor entre el público, que colmó anoche la sala Astor Piazzolla del Centro Cultural Borges en el segundo encuentro del ciclo “Cara a cara con los intelectuales”, organizado por La Nación y Zurich. El periodista Nelson Castro, quien dialogó con Sebreli, destacó la importante repercusión que tuvo el anterior encuentro -con Guillermo Jaim Etcheverry- y contó que para el de ayer las entradas se habían agotado a fines de la semana pasada. “Estamos batiendo récords en el nivel mundial. La corrupción incide en que la Argentina se haya convertido de la noche a la mañana en el primer país consumidor de droga de América latina y el quinto en el mundo, según una encuesta publicada días pasados por un diario español”, dijo el intelectual, que se define como un “socialdemócrata con asimilación en el liberalismo clásico”. La corrupción fue una de las expresiones citadas por el intelectual al describir la situación del país como decadente. Otra: el hecho de que la clase media porteña sueña con el pasado. “Vivimos como si Perón y Evita fueran de extrema actualidad”, dijo y diagnosticó que “la clase media está desapareciendo”. Con honestidad, Sebreli reconoció que no sabe cuáles pueden ser los caminos para salvar a la clase media. “Esta es la pregunta del millón”, admitió. En un ameno diálogo con el periodista, Sebreli afirmó que la aparición del peronismo en la escena política argentina fue “causa y consecuencia de la decadencia del país”. Con la autonomía conceptual que lo caracteriza, Sebreli afirmó que la división entre derecha e izquierda es una separación entre dos formas diferentes de equivocaciones. Dijo que en la Argentina no existe la socialdemocracia, sino una competencia entre populismos de derecha y de izquierda, a la que consideró el principal mal de la Argentina. Anticipó, en tanto, que en las próximas elecciones votará por Patricia Bullrich y se definió como un “intelectual independiente”, tras asegurar que no pertenece a ningún partido político. Aclaró que sus apoyos a políticos determinados -como Ricardo López Murphy en las últimas elecciones nacionales y a Raúl Alfonsín en 1983- fueron por una coyuntura que después cambió. “Si estamos en un país donde los partidos políticos perdieron toda identidad, uno puede pasar tranquilamente de uno a otro partido”, argumentó. Sebreli se agarró la cabeza cuando se le preguntó cómo veía este momento político y económico, y respondió: “Mal”. “Desde el punto de vista político por primera vez desde que existe el sistema de sufragio universal no hay oposición. Hay un solo partido y está dividido. Así no puede haber democracia. Y, en lo económico, si hay algún modelo es el de la década del 40 -el de la sustitución de importaciones-, que ya fracasó y está destinado a entrar en un callejón sin salida.”

Globalización e identidad

Sebreli dijo que estamos en una época de transición como lo fue el paso de la sociedad feudal a la capitalista. “Los cambios tan importantes como los actuales -que transitamos hacia un mundo nuevo- nunca se hacen sin dolor. Hay fenómenos que se repiten, como el bandolerismo y la desocupación”, dijo y auguró que “ahora la transición será más rápida”. Al referirse a los nuevos tiempos, estimó que “mucha gente confunde esta globalización con el neoliberalismo y piensa que provocará la desaparición de las identidades nacionales”. Pero, según Sebreli, no hay que temer porque “en un mundo globalizado las verdaderas identidades son las locales y no las nacionales. Lo que tiende a debilitarse es el sistema de Estado-Nación”. Los Estados nacionales pasarán, según su diagnóstico, a jugar el rol que ahora tienen las municipalidades. “Los problemas verdaderamente acuciantes, como el terrorismo, el sida, el hambre, no podrán ser solucionados por los Estados nacionales, sino por una especie de federación de Estados, del que el Parlamento Europeo no es más que un borrador.” En este contexto, describió la ciudad de Buenos Aires como “guetizada”. Las clases altas se encierran en barrios privados; las clases bajas, en villas miseria, y los barrios están marginados del centro. Desapareció la movilidad social ascendente. Ahora hay grupos encerrados en sí mismos. El adulto se siente despreciado por el joven y el joven atacado por el adulto.

Mañana, Ortega y Gasset

Como un homenaje al gran filósofo español José Ortega y Gasset a 50 años de su fallecimiento, mañana, a las 19, se presentará el libro “Los escritos de Ortega y Gasset en La Nación”, que reúne 30 artículos que el pensador publicó en La Nación entre 1923 y 1952. La presentación de la obra, que recoge parte de la producción de uno de los más agudos observadores de la Argentina, se realizará en el 3er. piso del Centro Cultural Borges (Viamonte esquina San Martín). En ella participarán el periodista y editorialista de La Nación Bartolomé de Vedia, el politólogo Natalio Botana, que realizó el prólogo del libro, y el historiador Roberto Cortés Conde, que preside la Fundación Ortega y Gasset Argentina. El libro contiene textos explicativos de la doctora Marta Campomar, que anteceden cada uno de los artículos. El valor del pensamiento, la inteligencia, los deberes de las nuevas generaciones argentinas, el escritor y el poder social, los intelectuales, los Estados Unidos y sus vinculaciones con la Argentina son algunos de los temas que trata el filósofo en sus artículos.

Fuente: diario La Nación, Buenos Aires, 13 de octubre de 2005.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*