El gobierno nacional ataca a la libertad de prensa

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por radio Sol (FM 90,9) que conduce Emilio Grande (h.). ¿Cuáles son las intenciones de fondo que persigue el Gobierno con esta ley? ¿Está buscando democratizar el consumo de papel para las publicaciones o piensa realizar inversiones para aumentar su paquete accionario y quedarse con Papel Prensa?

Compartir:

Por Emilio Grande (h.).- Después de siete horas de un debate intenso, el bloque oficialista de la Cámara de Diputados y sus aliados aprobaron el jueves último el proyecto de ley del Gobierno que establece severas regulaciones estatales a la producción, comercialización y distribución de papel de diario en la Argentina. Habilita al Estado a tomar el control accionario de la empresa privada Papel Prensa, cuyos propietarios son los diarios Clarín (47%), La Nación (22%) y el propio Estado (27%). Actualmente la empresa Papel Prensa vende ese insumo a 440 diarios incluidos medios alineados con el Gobierno, pero además se puede importar sin aranceles y a un precio inferior al que ofrece Papel Prensa. La iniciativa se aprobó con el apoyo solitario del kirchnerismo y sus aliados, que se impusieron con 134 votos frente a 93 votos de la oposición y 12 abstenciones, también opositoras. El proyecto fue girado de inmediato al Senado, donde en la noche del jueves obtuvo dictamen de comisión en un trámite inusualmente veloz. La oposición, representada por la UCR, el Frente Peronista, sectores del Frente Amplio Progresista (FAP), PRO, la Coalición Cívica y otros bloques minoritarios, rechazó los argumentos oficialistas y calificó el proyecto oficialista de “inconstitucional” y “confiscatorio” de la propiedad privada. La celeridad con que el Gobierno pretende convertirlo en ley quedó demostrada por la tarde de anteayer: cuando faltaban más de dos horas de debate en Diputados, el kirchnerismo del Senado ya había citado a la Comisión de Medios de Comunicación para las 21, con el fin de sacar dictamen antes de la medianoche. ¿Cuáles son las intenciones de fondo que persigue el Gobierno con esta ley? ¿Está buscando democratizar el consumo de papel para las publicaciones o piensa realizar inversiones para aumentar su paquete accionario y quedarse con Papel Prensa? A decir verdad, este Gobierno de Cristina Fernández persigue domesticar al periodismo crítico, otorgando más bobinas de papel a los medios que sean amigos y al resto en “cuotas” como en la época del gobierno de Perón en la década de los 50, habiendo sido confiscados en esa oportunidad diario La Prensa y La Nación salía con 6 páginas. Ya está ocurriendo con el otorgamiento de la publicidad, habiendo aumentado en los diarios Crónica, Ambito Financiero, Buenos Aires Económico y Buenos Aires Herald, pero decrecieron en los diarios Clarín, La Nación y Perfil. Lo mismo se puede decir con el intervensionismo al INDEC. Para el columnista de La Nación Adrian Ventura, el Gobierno va rumbo de sustituir a los medios privados por un “amigopolio” de canales, radios y diarios públicos y privados oficialistas. Está en juego la libertad de prensa garantizada en la Constitución Nacional y en la Convención Americana porque se trata de una libertad fundamental para la democracia.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *