Aborto: un senador santafesino que está a favor podría votar en contra

Se trata del peronista rafaelino Roberto Mirabella, que se descartaba que apoyaría el proyecto. Surgieron dudas porque promueve un texto más moderado y pertenece a una provincia provida, o sea, mayoritariamente contraria a su legalización.

Compartir:

A días de que el Senado vote una ley que garantizaría el aborto casi en forma irrestrica, en Santa Fe hay visiones encontrabas sobre el voto del senador Roberto Mirabella, que ya adelantó que no se va a abstener, pero aún no dijo si votará en forma afirmativa o negativa.

Al ser entrevistado y consultado sobre el particular sobre los últimos días de noviembre Mirabella declaró: “”Ya tengo posición, porque presenté un proyecto para despenalizar el tema”. “Hay una posición tomada, es un tema de salud pública, tomo el fallo de la Corte (Suprema de Justicia de la Nación) de 2012 (se refiere al fallo FAL); la legislación argentina y el Congreso Nacional no han reaccionado en los últimos ocho años. Tomo posición sobre el tema porque hay un consenso generalizado en que ninguna mujer puede ir presa por practicarse un aborto. A partir del fallo de 2012 me dio pie para tomar una posición”, le dijo el senador nacional al periodista José Curiotto, por Aire de Santa Fe.

Frente a estos dichos, algunos se animaron a afirmar que el voto del legislador por Santa Fe será positivo, pero en realidad esto no aparece tan claro cuando uno evalúa detenidamente el obrar de Mirabella a partir de que asumió el cargo y lo afirmado hasta la fecha.

El santafesino, que se autodefine católico, piensa y vive con la convicción de que nos encontramos ante un caso de salud pública; que no se puede criminalizar a la mujer, y que por ello debe avanzarse con la despenalización. Comparte lo dicho por la Corte Suprema en FAL. De hecho, el oriundo de Rafaela, quien reemplazó a Perotti luego de que este asumiera como Gobernador de “La Provincia Invencible”, inmediatamente después de asumir su cargo, presentó un proyecto para modificar el código penal y regular las causales de eximición de sanción penal ampliándolas. Sobre el particular el mismo, luego de señalar los casos de no punibilidad, dice: “El juez podrá disponer que la pena se deje en suspenso o eximirla de ella, teniendo en cuenta los motivos que impulsaron a la mujer a cometer el hecho, su actitud posterior, la naturaleza del hecho y las demás circunstancias que demuestren la inconveniencia de aplicar pena privativa de la libertad.”

Asimismo, en la propuesta presentada ante la Cámara Alta el rafaelino sugiere la modificación de la ley 25.673 de Salud Pública, para garantizar el derecho de las mujeres o personas gestantes a acceder a la interrupción legal del embarazo de conformidad con las disposiciones de esta ley y del código penal.

Lo dicho ha generado que muchas personas se animen a afirmar seriamente que existe la clara posibilidad de que Mirabella no acompañe el proyecto enviado desde la Cámara de Diputados. Su propuesta es mucho más moderada que el que se pretende aprobar, pues no contempla el aborto a simple demanda durante las primeras 14 semanas. Además, el actual proyecto fue redactado de modo tal que los abortos podrán llevarse a cabo a simple demanda incluso hasta el noveno mes (Art. 4 Inc. B, causal “salud integral” según lo entiende la OMS), mientras que el postulado por el senador fue confeccionado siguiendo la línea de del fallo FAL, con supuestos precisos y sin fomentar el aborto.

Mirabella tampoco previó en su propuesta la posibilidad de restringir en forma irrazonable el derecho constitucional a la objeción de conciencia de los profesionales de la salud, y la limitación al consentimiento informado de las mamás previo al aborto. No ha propuesto criminalizar a quien piensa distinto y trata de ayudar a la mujer, sino garantizar los derechos de las mujeres respetando los derechos de terceros.

Es cierto que existen fuertes presiones para que Mirabella acompañe el proyecto, e incluso la semana pasada la provincia de Santa Fe firmó un convenio con el Ministerio de Salud de la Nación por el cual recibirá 3400 millones de pesos adicionales para salud, pero también es real que el legisladora saber claramente que tanto él, como el proyecto político que integra, puede llegar a pagar un alto costo político si apoya la propuesta enviada desde la Cámara de Diputados, que incluso muchos pro-aborto no comparten por irrazonable. Es que para el santafecino claramente será complicado acompañar un texto de estas características en este momento tan delicado. Se agrega que Perotti llegó a la gobernación con el apoyo de los provida, cansados de las propuestas socialistas ¿Estaría dispuesto a pagar el precio de alejarse de su condición de presidenciable?

Por otra parte, en 2021, habrá elecciones en Santa Fe para renovar las bancas de senadores, y el rafaelino es muy consciente de que enfrentarse abiertamente con la mayoría santafesina que acompaña la vida puede echar por tierra cualquier chance electoralista y afectar seriamente al espacio político que integra. El socialismo dejó de gobernar Santa Fe cuando la Ola Celeste quiso un cambio y lo mismo puede pasar con el Frente de todos.

A su vez, la decisión puede incluso afectar el futuro político del Frente de todos en Rafaela, la patria chica de Perotti.  El Intendente Castellano pertenece a la mesa chica del gobernador. Luego de declararse provida renovó por tercera vez su mandato y lo hizo, en parte, con el voto de los celestes. La decisión de Mirabella claramente afectará la relación existente en Rafaela entre el intendente, las Iglesias evangélicas, los católicos y el sector que brega por salvar las 2 vidas, poniendo en riesgo el futuro de la fuerza que ya es minoría en el Concejo y que puede llegar a perder la ciudad después de décadas de conducirla.

También Alcides Calvo, senador provincial por el departamento Castellanos, alfil de Perotti en el Senado santafesino, e integrante de su mesa chica, puede llegar a sentir el impacto de esta decisión. El legislador ganó la última elección con comodidad, pero no es descabellado pensar que en el futuro su electorado, fuertemente celeste, le pase factura por la legalización del aborto.

A esto se suma que la situación en Santa Fe, dentro del oficialismo, no es la mejor después de que el Senado, con mayoría oficialista, desafiando fuertemente al gobernador, decidió rechazar el pedido de los fiscales que investigan una red de juego clandestino para quitarle los fueros a Armando Traferri, uno de los senadores oficialistas con más peso en la provincia; y que la legalización del aborto con el apoyo implícito del gobernador molestará sobremanera a los que se definen como “peronistas de Perón”, que conocen que el justicialismo siempre tuvo una sensibilidad social que lo llevo a oponerse al aborto.

Nada está definido en Santa Fe. Todo puede suceder en la medida que Mirabella evalúe y se dé cuenta que, sin resignar a sus convicciones, es más prudente no acompañar un proyecto verde oscuro, que liberaliza el aborto en todas sus formas y persigue a médicos y a organizaciones provida. Corre el riesgo Mirabella de perder la votación y sufrir las consecuencias sin beneficios. No acompañar la propuesta, y mantenerse firme en sus convicciones defendiendo su proyecto, sería más prudente y le permitiría realizar alguna otra propuesta superadora que pueda lograr más adhesiones con menores costos políticos.

Fuente: https://valoresreligiosos.com.ar/

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*