A pesar del silencio, la Virgen sigue llorando

El obispo Franzini relativizó la pregunta sobre la imagen de Itatí del barrio Villa Dominga, haciendo referencia a un editorial del diario Castellanos, con lo cual no tendría una opinión propia o está molesto con las crónicas publicadas en La Opinión.

Por Emilio Grande (h.)

Compartir:

Por Emilio Grande (h.).- Al final de la conferencia de prensa del viernes último en el Obispado de Rafaela en el que fue presentada la carta pastoral “La «herencia» del año jubilar: una fe vigorosa que plenifica y contagia” y el gesto solidario de Cuaresma, este cronista le preguntó a monseñor Franzini sobre la Virgen que llora en la humilde casa del barrio Villa Dominga de nuestra ciudad. A decir verdad, el Obispo diocesano relativizó la pregunta haciendo referencia a un editorial del diario Castellanos (14/01/12), con lo cual no tendría una opinión propia o está molesto con las crónicas publicadas en La Opinión firmadas por Javier Alfonso y quien escribe este artículo. La función del periodismo es buscar información de interés público, en este caso para sus lectores, escuchar las voces de los distintos sectores y actores sociales, como así también opina, interpreta e investiga los hechos. En el caso particular que nos ocupa, los periodistas de este Diario publicaron crónicas sobre esta novedad religiosa concurriendo a la casa de Raquel Benítez, que no solamente moviliza a vecinos de nuestra ciudad sino también de distintos lugares del país, inclusive de los Estados Unidos. Además, se quiso conocer la opinión de Franzini, quien ante su ausencia de Rafaela por estar en un retiro, LA OPINION consultó a una fuente confiable del Obispado de Rafaela , expresando que la Iglesia Católica “está siguiendo este caso de cerca con mucha atención, cautela y prudencia; con una observación de este hecho extraordinaria y fuera de lo común, respetando los tiempos para ver cómo evoluciona, pero tampoco generar demasiada expectativa”, publicado el 15 de febrero pasado. Y se mencionó también que si este tema de la Virgen avanzara en el futuro, no se descartaría que el Obispo diocesano podría disponer la creación de una comisión con peritos en distintas disciplinas como una herramienta para profundizar y confirmar si realmente existe esta presencia sobrenatural de Dios. En la mañana de ayer, me acerqué personalmente otra vez hasta el hogar ubicado en calle Buffa 1280, mencionando Raquel que los lunes siguen rezando el rosario, no cesa la peregrinación de la gente hasta el lugar y observé por primera vez las lágrimas de la imagen de la Virgen de Itatí, de lo que habían comprobado en su momento los fotógrafos Mario Liotta, Diego Camusso y el citado Alfonso. En este contexto, hay una nota en el semanario “Cristo hoy” (1 al 7 de marzo de 2012) sobre “Medjugorje, veredicto antes de fin de año”, cuyas primeras apariciones de la Virgen datan de 1981 y siguen en la actualidad. En aquel lugar se formó una comisión diocesana que después pasó a manos de la Conferencia Episcopal de la entonces Yugoslavia, llegando el caso a la Congregación para la Doctrina de la Fe. El obispo de Mostar se había declarado contrario a las apariciones en su jurisdicción diocesana. Muchas personas -ha ido gente de Rafaela- atestiguan que han encontrado de nuevo la fe y regresaron muy cambiadas de Medjugorje. Salvando las distancias, es una realidad que se repite con el caso de nuestra ciudad sin asegurar todavía que las lágrimas sean un milagro, algo que nunca se dijo desde estas páginas. Mientras tanto, la Virgen está intercediendo y el Espíritu Santo está obrando en muchos corazones. De hecho, Raquel y sus dos hijas van a empezar la catequesis de primera comunión en la parroquia Santa Josefa Rossello.

Fuente: diario La Opinión, Rafaela, 11 de marzo de 2012.

Compartir:

1 thought on “A pesar del silencio, la Virgen sigue llorando

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*