Sigue la enemistad entre Provincia y Municipio

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por radio Sol (FM 90.9) que conduce Emilio Grande (h.). Estas peleas estériles no contribuyen en casi nada para la vida democrática y empeoran la malísima relación entre ambos gobiernos desde hace casi cuatro años, que habla a las claras de los egoísmos y falta de bien común de la dirigencia política.

Compartir:

El último incidente de la casi irreconciliable relación entre las autoridades municipales y provinciales fue el protagonizado hace unos días por el ministro Antonio Ciancio y el presidente Jorge Maina. El titular de la cartera de Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente pidió públicamente al máximo responsable del cuerpo legislativo local que rectifique sus dichos sobre las obras que el gobierno provincial realiza en nuestra ciudad, considerando que mentir es realmente grave. Fiel a su estilo confrontativo, Maina ratificó sus dichos en la anteúltima sesión del Concejo, considerando al funcionario provincial de caradura. En la oportunidad, hizo escuchar a sus pares el audio de la entrevista a Ciancio que le hicieron en la capital provincial. El conflicto se originó por dos motivos: el recorte de las partidas para el acueducto que beneficiará algún día a nuestra ciudad, que desde hace años padece la baja presión del agua, como también la obra de cloacas que fue habilitada en 8 barrios de la ciudad. A decir verdad, el recorte presupuesto existió, no se sabe los motivos, justificando Ciancio esa medida porque para él lo importante es que haya una partida y después se pueden reasignar otras en función del avance de obra. Respecto a las cloacas con dinero provincial hace poco tiempo se habilitaron en ocho barrios de nuestra ciudad: Amancay, Antártida Argentina, Los Nogales, Martín Fierro, Martín Güemes, Independencia, Malvinas Argentinas y Pizzurno. Uno de los sectores postergados es el barrio Brigadier López que dejó de ser un barrio netamente de quintas y cuyo poder adquisitivo está en condiciones de afrontar esta obra. Más allá de las polémicas declaraciones del ministro Ciancio, ¿era necesario la virulencia de la respuesta dentro del ámbito legislativo en el que hay un orden del día y se aprueban los proyectos presentados o se pasan a comisión?, aspecto del que luego se prendieron los ediles opositores Maina considera caradura a Ciancio, pero ese término le puede servir como espejo para él, no hace falta indagar mucho en los últimos tiempos con la resistencia al control de alcoholemia o el piquete laboral frente al Centro Comercial. Estas peleas estériles no contribuyen en casi nada para la vida democrática y empeoran la malísima relación entre ambos gobiernos desde hace casi cuatro años, que habla a las claras de los egoísmos y falta de bien común de la dirigencia política. Es verdad que la Provincia prometió obras y muy pocas cumplió, pero hubo una oposición casi constante del Municipio como en el caso de la vieja terminal, el hospital o el centro cívico. Al no ser del mismo signo político, ¿por qué no saben convivir? ¿Cuántos cuestionamientos hizo el intendente Perotti cuando era gobernador Obeid?

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*