Si es injusta una ley es imposible obedecer al rey

Si no entendemos que en una democracia no se puede vivir avasallando las leyes, tenemos que tener presente que existe la Constitución, que es la Ley Suprema, a la que debemos respeto y sujeción de nuestras conductas, pero que los ejemplos deben venir desde arriba hacia abajo.

Por Susana Riberi de Calcha (Rafaela)

Compartir:

De las crisis también se aprende, este interminable conflicto entre el gobierno y el campo no serán en vano, va a cambiar definitivamente la historia en la Argentina, sobre todo en la forma hacer política en nuestro país, que siempre usan a los votante para ganar y cuando llegan al poder se olvidan quien los colocó en el lugar que ocupan, lo que todo el mundo sabe para sus adentros pero que no se manifestaba de la boca para afuera: es el precio que hay que pagar para acceder en un cargo político, sobre todo en los últimos años donde se perdió el respeto del adversario, que se convirtió en el enemigo a destruir. Cuando se está en la oposición se acude a cualquier argumento para descalificar al otro, pero cuando son gobierno hace todo aquello que criticaron, sino hay que mirar el video donde se muestra al ex Presidente Kirchner criticando las retensiones durante el 2002 cuando era candidato diciendo que “ las mismas para lo único que servía era para pagar la burocracia de la política en Buenos Aires”, ahora las quiere imponer en valores confiscatorios, ¿ahora para que son? En un pasado muy cercano, más precisamente en el gobierno del ex Presidente Fernando de la Rúa, se armó un escándalo sin precedentes porque se desnudó una realidad que todo el mundo sabe, que las leyes muchas veces tienen precio- por eso tenemos muchos ex legisladores y actuales que tienen un buen pasar económico- tan caro costó que empezó con la renuncia del Vice Presidente Chacho Alvarez, pero a corto plazo se llevó puesto al mismísimo Presidente; en ese momento se dijo que “con la Banelco se compró la ley de flexibilización laboral”, fue el principio del fin del gobierno de la alianza, como si esa fuera la primera y única vez que se hacía, no nos engañemos eso es más habitual de lo que creemos, sino miremos lo que está sucediendo en el Congreso, donde lo que se dice por lo bajo es que: el Poder Ejecutivo, pero más precisamente el Ex Presidente Néstor Kirchner- ¿cuál es su cargo?- maneja a su antojo a los legisladores oficialistas que son la mayoría en las dos cámaras, allegados a él dicen: “todos cacarean, pero con Néstor de frente nadie se atreve”,¿o somos tan ingenuos que vamos a pensar que le dan el sí por nada, acaso eso no equivale a la “Banelco”? El ex Presidente citó con urgencia a los legisladores para darles un lavadito de cabeza, pero como ellos están sintiendo la presión de la gente, debe ser difícil ser legislador y oficialista en estos momentos, por un lado el pueblo que les dio el voto y por el otro el dueño del circo. La verdad que escuchando los debates que se están abriendo en la comisión de agricultura del congreso, donde se está discutiendo en comisión si pasa al recinto el tratamiento de la resolución ministerial 125 que tanto drama ya causó- que se debería suspender mientras se discute la misma- es asombroso ver como los legisladores empiezan a estar preocupados por la presión que están ejerciendo no solo los representantes de las entidades, sino también los autoconvocados, a los que habían visto por televisión allá a lo lejos, pero ahora los tienen en vivo y en directo respirándoles sobre la nuca y realmente empiezan a darse cuenta que o le responden al Gobierno Nacional incondicionalmente o comienzan a escuchar a los que les dieron el voto que son los que están padeciendo los afectos de la nefasta resolución, que hasta el presente no tenían vos ni rostro definido, pero que se corporizaron y por primera vez en la historia les empiezan a pedir cara a cara, que les resuelvan los problemas a ellos y no a los amigos del poder. Lo que sucede es que los legisladores en su gran mayoría están acostumbrados a pasar el día 29 de cada mes a cobrar sus dietas, pero no a asistir a las sesiones, en las que se resuelvan las distintas problemáticas que afectan al país, por eso es muy llamativo que se hable de defender la democracia y reclamen mayor institucionalidad, ¿de que democracia e institucionalidad hablan?, cuando al Parlamento le imponen lo que tienen que votar, el ex Presidente que pretende le voten a libro cerrado lo él manda , sin tener en cuenta que eso violentar a un poder que debería ser independiente, y este debe saber que sus decisiones influyen directamente, ya sea positiva o negativamente en la calidad de vida de los pueblos que los votaron, no toman conciencia que de lo que decidan depende el destino de los mismos, no comprenden la enorme responsabilidad que les cabe respecto del futuro y el desarrollo de las distintas comunidades; el avasallamiento a la justicia- a través del Ministro Anibal Fernández- lo que fue denunciado públicamente por el presidente de la Asociación de Magistrados Ricardo Recondo, que lo que se quería lograr, era anticiparse a las decisiones de la justicia en las causas que involucran al gobierno; la verdad que de democracia e institucionalidad muy poco o casi nada, es realmente vergonzoso. Todo está cambiando, hasta las relaciones entre los vecinos de los pueblos que muchas veces pasaban tiempo sin hablarse, no porque estuvieran enojados sino porque cada uno está en su actividad, ignorando como piensa el que está a nuestro lado, pero no deja de sorprendernos, porque se empieza a sincerar todo, de pronto aparece aquel que no sabíamos que valoraba tanto al sector agropecuario, en cambio otros que creíamos que comprendían cual es la realidad que le toca transitar al campo, nos sorprende para mal, gente que dice: “esos gringos de m…., con toda la que tienen y todavía se quejan, que queda para los demás, no hay combustible, la inflación nos está matando, todo por culpa de ellos”, la verdad no entienden nada, se enganchan y se dejan engañar por las operaciones de prensa del gobierno, es una lástima, dejemos eso para los de Buenos Aires que viven en una burbuja, pero no para la gente que convive diariamente con la realidad de los pueblos del interior, los problemas de desabastecimiento la provocan los que acaparan para especular, la escasez y los sobreprecios de combustible el campo hace más de dos años que lo padece, al momento de la trilla o de la siembra aparece el drama de conseguirlo, pero como a los usuarios que no están relacionados con el sector no lo habían percibido, es como que el problema no existía, lo mismo ocurre con los productos que se encarecieron y triplicaron los precios, para los productores agropecuarios también, que los deben pagar caro como consumidores finales, cuando son los que los producen, mientras que a ello les están pagado lo mismo desde hace más de dos años, es que están ciego o no lo quieren ver, porque es mejor barrer la mugre bajo la alfombra, así no se ve y de esa manera creemos que está todo bien, que los problemas no existen. Si no entendemos que en una democracia no se puede vivir avasallando las leyes, tenemos que tener presente que existe la Constitución, que es la Ley Suprema, a la que debemos respeto y sujeción de nuestras conductas, pero que los ejemplos deben venir desde arriba hacia abajo, porque si advertimos que los que mayor responsabilidad tienen no cumplen con lo que ella nos manda, no esperemos que los demás obren distinto, quizá con esta grave crisis aprendamos de una vez por todas lo que es vivir en democracia, respetando a las leyes y las instituciones como hacen los países donde lo primordial para el buen funcionamiento es la seguridad jurídica, es decir reglas claras, hay una frase muy ilustrativa: “si es injusta la ley, es imposible obedecer al rey”.

Dra. Susana Riberi de Calcha DNI 11.011451

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*