Peligra la paz social en el país

Se trata del editorial del programa radial “Sábado 100” por Mitre Rafaela (FM 91,9) que conduce Emilio Grande (h.). Hay que fortalecer la amistad social y las instituciones de la patria, priorizando el bien común por encima de los intereses particulares. Todavía se está a tiempo de evitar males mayores. De todos depende, pero la responsabilidad mayor es del Gobierno nacional.

Compartir:

En medio del conflicto entre el Gobierno y el sector agropecuario que ya lleva más de un año sin revolverse y en los últimos días con una escalada de violencia entre productores y camioneros, salió al cruce la Comisión Permanente del Episcopado poniendo “paños fríos”. La Iglesia advierte sobre la alteración de la paz social y la existencia de un caldo de cultivo para el recrudecimiento de hechos de violencia en la Argentina. El pedido de los obispos también apuntó a quienes tienen que expresar sus demandas encuentren canales que no sean los cortes de rutas que generan problemas. En las últimos días el clima de tensión social viene creciendo en el país. Los discursos del ex presidente Kirchner en sus actos de campaña partidaria tampoco contribuyen a mantener la calma, por el contrario alimentan a tensar aún más la situación. Lo que se vivió en diferentes rutas del país no sólo refleja la dramática situación de un sector económico, cansado de una política agropecuaria agotada y del maltrato oficial, sino también es el correlato de una cultura del piquete y de la anomia, alentada durante años por el actual Gobierno. Al mismo tiempo, es el resultado de la ausencia del Estado a la hora de hacer cumplir la ley y de garantizar el orden público. Es la consecuencia de la impotencia para lograr debatir propuestas concretas por los canales institucionales y por medio del diálogo civilizado. No se ha exagerado cuando los obispos afirman que “la amistad social está puesta en duda y se empiezan a ver resentimientos que son muy difíciles de sacar una vez que se instalan”. Es lamentable que algunos de esos resentimientos hayan sido creados desde el propio Ejecutivo Nacional, cuando quienes gobiernan la Nación tienen el deber de unir y no de seguir dividiendo. Habría que preguntarse por qué todavía no se resolvió este conflicto social que no solamente se circunscribe al campo sino que se extiende a otros sectores ligados de la economía como los empresarios que venden maquinarias, los transportistas y el comercio en general ven diezmados sus ingresos respecto a un año atrás. A decir verdad, el Gobierno debiera efectuar una autocrítica sobre la difícil coyuntura nacional con aciertos y errores, no se soluciona con el adelantamiento de las elecciones porque los problemas siguen existiendo. Menos aún con la coparticipación a provincias y municipios ya que llegarán migajas. Como sostiene la Comisión Permanente del Episcopado, hay que fortalecer la amistad social y las instituciones de la patria, priorizando el bien común por encima de los intereses particulares. Todavía se está a tiempo de evitar males mayores. De todos depende, pero la responsabilidad mayor es del Gobierno nacional.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*