Néstor Kirckner murió en su propia ley

Se trata del editorial del programa radial “Sábado 1o0” por Mitre Rafaela (FM 91,9) que conduce Emilio Grande (h.). Como dice la Biblia el que siembra vientos de odios y rencores cosecha tempestades…

Compartir:

Por Emilio Grande (h.).- La noticia de la muerte de Néstor Kirchner producida en la mañana del miércoles último mientras se realizaba el censo nacional produjo un revuelo nacional e internacional. Más allá del respeto a la investidura de un ex presidente, el dolor de su esposa y actual presidente Cristina Fernández y de su familia y de los miles de militantes kirchneristas, la figura de Kirchner pasará a la historia “sin pena ni gloria” porque tuvo una oportunidad histórica y fue desaprovechada. A pesar de que siempre fui muy crítico de los Kirchner también hay que reconocerle los hechos positivos: la renovación de la Corte Suprema de Justicia, la Asignación Universal por Hijo, los convenios colectivos de trabajo, la instalación de políticas públicas generando gran debate nacional, la relación con los países latinoamericanos. A decir verdad, Néstor y Cristina tuvieron rasgos autoritarios que cuando lo denunció Elisa Carrió parecía una locura: no aceptar al que piensa diferente en la lógica de Carl Schmitt “amigo-enemigo” y lo más grave no dar conferencias de prensa. Su estilo confrontativo lo llevó a pelearse con muchos actores sociales: los productores agropecuarios en el 2008 que terminó con el voto no positivo de Julio Cobos, los empresarios con los recordados piquetes de los camioneros, la Iglesia, la Corte, los medios de comunicación y periodistas, sin olvidar los graves hechos de corrupción en los 2 gobiernos: de Néstor y Cristina, por caso la valija con los 800.000 dólares que vinieron de Venezuela. Además, el no apego a la Constitución Nacional: por ejemplo el reciente fallo de la Corte para restituir al ex fiscal Eduardo Sosa, echado por Néstor en 1995 cuando era gobernador de Santa Cruz, la sesgada mirada de los derechos humanos sobre los años duros de los militares y los grupos guerrilleros, la mala utilización de estos derechos queriendo asociar la venta de Papel Prensa a supuestas presiones y lo más grave es el veto presidencial del aumento del 82% móvil a los jubilados votado por el Congreso cuando la mayoría gana 1.000 pesos porque también es un derecho humano. Ni hablar de la cuestionable ley de medios obligando a las empresas a deshacerse de radios y televisión en un año con cautelares interpuestas que llegaron hasta la Corte fallando en contra del Gobierno, el fútbol para todos con 600 millones de pesos anuales y la berreta propaganda oficialista. ¿Cómo gobernará Cristina el año que le queda de su mandato? ¿Quiénes serán sus asesores ahora que no está Néstor? ¿Quiénes serán los encargados de ordenar el justicialismo?¿Quién le pondrá límites a la ambición de Hugo Moyano? Kirchner terminó su vida en su propia ley, no escuchando los consejos médicos luego de dos operaciones realizadas este año, haciendo política y manejando la economía como si no hubiera pasado nada, pero como dice la Biblia el que siembra vientos de odios y rencores cosecha tempestades…

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *