Murió el ex juez Cavagna Martínez

Fue ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Era un destacado estudioso del derecho público. Fue embajador argentino en Italia, lugar donde había sido entrevistado por este cronista hace 10 años.

Por Emilio Grande (h.)

Compartir:

Conocido por su constante defensa de las instituciones constitucionales, estudioso del derecho público y destacado especialista en sistemas judiciales, falleció el sábado último en Buenos Aires, a los 70 años, el ex miembro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Mariano Cavagna Martínez. Había nacido en esa ciudad el 25 de octubre de 1935 y se había graduado como abogado en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Buenos Aires en 1961. Posteriormente se doctoró y cursó en la misma casa de estudios las especialidades de Derecho Tributario y Procedimiento Fiscal y Constitucional. Hijo del último canciller de la segunda presidencia de Juan Domingo Perón, Cavagna Martínez fue subsecretario de Justicia en la provincia de Buenos Aires en 1974. El 25 de abril de 1990 había sido designado por el presidente Carlos Menem como ministro de la Corte Suprema, cuando su gobierno decidió ampliar el número de integrantes del máximo tribunal de cinco a nueve miembros. Antes de ocupar aquel cargo se desempeñó como presidente de la Suprema Corte de la provincia de Buenos Aires. Había sido designado en ese puesto en diciembre de 1983. Su pliego había sido remitido por entonces al Senado provincial por el gobernador radical Alejandro Armendáriz, con recepción de un acuerdo inmediato. El doctor Cavagna Martínez fue un decidido impulsor de la “mesa de concertación salarial” para el ámbito judicial de Buenos Aires, según publicó diario La Nación. Una de sus últimas actividades en el sector privado fue formar parte de la defensa de Carlos Menem en la causa que el ex mandatario enfrentó por el tráfico de armas, en 2001. Fue profesor de historia y teoría constitucional, historia social y ciencias políticas, Cavagna Martínez presidió además el Centro de Abogados de Buenos Aires. El 24 de noviembre de 1994 fue designado por el gobierno de Menem para la embajada argentina en Italia. En oportunidad de estar estudiando en la Universidad Gregoriana en Roma quien firma esta crónica, realizó una entrevista a Cavagna Martínez cuando era embajador en Italia. “Hay que destacar la importancia e interés en Italia que existe por nuestro país en el desarrollo no solo económico sino político, en la responsabilidad en su inserción internacional”, había expresado a este cronista el 18 de diciembre de 1995, publicado en el diario La Opinión de Rafaela. “Se mejoraron las relaciones las relaciones a través de emprendimientos recíprocos, que tiene que ver con la nueva filosofía de la relación asociativa particular, que tuvo origen en el gobierno de Alfonsín cuando al Argentina necesitaba de la cooperación de Italia. Estamos institucionalizando los acercamientos entre exportadores e importadores de los dos países, en emprendimientos comunes y radicación de capitales”, agregó. Sobre la reforma de la Constitución de 1994 de la que fue convencional constituyente había dicho que “debo admitir que existió un descrédito en la sociedad argentina en el período de la convocatoria de elecciones, pero la reforma demostró la posibilidad de que Argentina actualizara bien su Constitución, interviniendo los dos grandes partidos: PJ y UCR. Con la reforma del 94 la Constitución puede ser exhibida en el mundo con cierto orgullo científico-técnico desde el punto de vista del constitucionalismo moderno porque se introdujeron temas importantes como los tratados internacionales”.

Emilio Grande (h.)

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*