Luces y sombras del 2005

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por radio Horizonte (FM 99,5), que conduce Emilio Grande (h.).

Compartir:

A pocas horas de brindar con nuestros familiares y amigos por un venturoso 2006, también hay que hacer un especie de balance de este año. En el plano internacional, lo más destacable fue la muerte del papa Juan Pablo II luego de 27 años de pontificado, luchador incansable de la paz, y la designación del papa Benedicto XVI, quien parece seguir la misma línea: en su mensaje de la Jornada Mundial de la Paz exhorta a toda la humanidad a trabajar a favor de la vida y en contra del terror y la pobreza, bajo el lema “En la verdad, la paz”. Este año se realizó la Cumbre de las Américas en Mar del Plata con un saldo negativo: no se pusieron de acuerdo en la redacción del documento final por el urticante proyecto del ALCA. Lo tragicómico fue que el Gobierno arremetió contra el FMI y jugó a dos puntas: fomentó la contracumbre, una expresión de deseos románticos setentistas. En la Argentina hubo elecciones legislativas y el Frente para la Victoria que impulsa Kichner obtuvo un 40% de los votos que le dio aire para legitimar su Gobierno, pero en vez de madurar como dirigente político parece que la borrachera postelectoral lo obnubiló de tal manera que cometió errores groseros: provocó el salto de Borocotó del PRO de Marchi al oficialismo, a Bielsa lo utilizó para la campaña y una vez elegido desoyó el voto popular y lo designó embajador en Francia, pero el ex canciller primero aceptó y luego la conciencia lo carcomió y volvió atrás para asumir la banca. Además, el Gobierno no acepta otras voces y opiniones. Consideró a la Iglesia Católica de ser un partido político -¿en el 2007 Bergoglio será candidato a Presidente?- y tener una visión parcial de los años duros de los setenta. Como si fuera poco, Kircher le pidió la renuncia al ministro Lavagna, quien había sacado del vendaval de la crisis económica del 2001 después del corralito de Cavallo, el pomposo default de Rodríguez Sáa y la normalización con Duhalde. La última emblemática de los Kirchner es la polémica reforma del Consejo de la Magistratura, ciertamente necesita retoques pero no los que impulsa el oficialismo con la reducción del número de miembros de 20 a 13 y lo más grave tener ingerencia directa en la designación y remoción de jueces. En el ámbito provincial la derrota en las elecciones lo llevó a Obeid a cometer también errores en su política. Como ejemplo, el escandalete de Aguas Provinciales porque tras el fracaso de 10 años de concesión, mal servicio, obras por realizar, saturación de la planta depuradora, falta de presión y falta de agua en Rafaela. La reprivatización que impulsa el Gobierno no soluciona sino que profundiza la nefasta ley 11.220 y sus consecuencias. En Rafaela el oficialismo ganó las elecciones pero por un margen no deseado. Perdió 1.500 votos respecto a las elecciones primarias de agosto, a pesar de las obras iniciadas. ¿La gente estará pidiendo un recambio en 2007 después de 14 años del PJ en el poder?

Emilio Grande (h.)

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*