La nueva propuesta del “sueño americano”

Por Margarita Pairone

Compartir:

Me refiero al “sueño americano” que impulsó a los inmigrantes de estos dos últimos siglos, los cuales venían de una Europa y de otros lugares azotados por la guerra y la pobreza, a buscar en el territorio americano, tanto del Norte o del Sud, un lugar adonde se les permitiera vivir para trabajar y progresar con el impulso pujante de sus tierras y sus economías que se ofrecían casi vírgenes.- Así se produjo la “gesta americana” que tanto enorgullece a Estados Unidos, y que les dio el poderío económico que hoy mueve al mundo, con total prescindencia de los auténticos americanos nativos, a quienes masacraron y anularon en una lucha sin tregua. También en América del Sur se instalaron familias y comunidades enteras, y especialmente en el centro y Sud de la promisoria República Argentina.- En nuestro país no tuvieron que combatir tan arduamente con los indígenas (que eran los auténticos americanos), pues de la devastación previa ya se había ocupado la “colonización española”, con la eficaz ayuda del Gral. Roca en su campaña de “conquista del desierto”, que aniquiló a los auténticos americanos que vivían en sus propias comunidades y en sus propios territorios del Sur Argentino.- En cuanto a los demás americanos, mal llamados indígenas, quedaron relegados a las fronteras del Norte, tanto del Este como del Oeste. Total con la zona central del país, y el siempre omnipresente puerto de Bs. Aires, ya había espacio suficiente, para que esta nueva raza de argentinos (de la cual yo también provengo en un 50 %), trabajara y progresara con el cultivo de tan espléndidas tierras y bosques, que generaron una actividad industrial y comercial cada día más importante, de lo cual son evidente muestra muchas ciudades del interior, especialmente de Santa Fe, Córdoba, y la provincia de Bs. As., por citar algunas. ¿Se cumplió el “sueño americano” de aquellos inmigrantes, en su mayoría europeos, que se radicaron en el centro y en el Sur de la Argentina? En algunos casos si, en otros no, y en casi todos el transcurso del tiempo, con las distintas políticas económicas y sociales de nuestro país, hoy los trastocó. En estos últimos años, son muchos los descendientes de aquellos inmigrantes que, munidos de sus pasaportes de la Comunidad Europea, buscan en aquella potencia que fue saneando su economía después de guerras y conflictos, la panacea para sus males argentinos. Pero al llegar allá se encuentran con que, por más pasaporte europeo que tengan, no son más europeos. Se los discrimina, y para los europeos que no se lanzaron a la conquista de América, somos “argentinos” (una especie de parientes pobres que bailamos muy bien el tango, pero que es mejor que se vuelvan a su casa.).- PERO ESO NO QUIERE DECIR QUE “EL SUEÑO AMERICANO”, ESTÈ PERDIDO. TODAVÌA EXISTE EL SUEÑO AMERICANO QUE IMPULSÒ LA GESTA HEROICA DE SAN MARTÌN, LA GESTA DE LOS GAUCHOS DE GÛEMES Y LA DE MUCHOS PRÒCERES MÀS, que luchaban por América para los americanos, y las provincias del Río de la Plata (hoy Argentina), para sus habitantes (hoy argentinos nacidos en la República Argentina, o argentinos provenientes de otras latitudes, pero naturalizados y viviendo la problemática de este país). Por eso creo que todos los argentinos debemos luchar para concretar nuestro sueño de una Argentina viva, potente, donde todos podamos vivir con los derechos y prerrogativas que establece nuestra Constitución, sin diferencias de razas, orígenes, ni costumbres.- Porque la Argentina NO ES SOLO BUENOS AIRES, como parecen creer muchos desde el otrora presidente Rivadavia (que hipotecó nuestro país con el préstamo Bahring y la ley de enfiteusis), pasando por el Gral. Roca (el mayor genocida de nuestra historia, quien masacró a los aborígenes del Sur, auténticos dueños de la tierra que habitaban, mucho antes de que este bárbaro y sus compinches hubieran nacido), hasta muchos políticos de desde hace ya más de un siglo y medio. Todos olvidaron el interior, los naturales de esta tierra (mal llamados aborígenes), y la enorme cultura que existía en esta tierra antes de la llegada de los españoles , quienes con su codicia de bienes materiales, no supieron apreciar la superioridad humana e intelectual, forjada por los naturales de estas tierras, tanto en los aspectos de vida comunitaria, como en sus conocimientos de astronomía, ingeniería, medicina y muchos temas más, que les aparejaba una “calidad de Vida”, que muchos de los argentinos actuales quisiéramos tener. Prestemos atención, en un solo ejemplo, a la grandiosa influencia de la cultura incaica, una de las culturas milenarias más importantes del mundo, que se asentó en la precordillera andina y en todo el N.O. argentino. A pesar de los siglos, hoy todavía existe “el camino del Inca”, obra de una avanzada concepción de expertos ingenieros en caminos, la cual todavía puede (y es) ser usada, y que comunicaba todo el tramo que abarca desde el Paso del Inca, a la altura de Mendoza con el objeto de cruzar la cordillera de los Andes y comunicarnos con Chile, y todas las provincias desde allí hasta la frontera con la actual Bolivia, por donde sigue hasta llegar a Ecuador. Tambièn existe en las provincias del N.O. la gran influencia artística y cultural, que aquella cultura dejó a sus descendientes, así como monumentos artísticos de altísima calidad, como “Los Suplicantes” (Prov. De Catamarca), y muchos otros más que, no por no detallarlos en este escrito, no dejan de existir en dichas provincias. Conocer, valorar y explotar en forma controlada, las enormes riquezas en paisajes, aguas termales, minas conteniendo metales precios o de interés industrial,y el conocimiento de una población que es aún mas argentina, que el resto de la Argentina, incluida su Capital, NO SIGNIFICA ACASO VOLVER A RETOMAR EL “SUEÑO AMERICANO” ???????….. Impulsemos a nuestros gobernantes a construir caminos y vías de comunicación más acordes a nuestros tiempos. Integremos toda esa riqueza humana, cultural, turística y material ( con el debido respeto al ecosistema, y a los habitantes de esas tierras, recordando que los “colonizadores” ya no existen más, y que quizás nunca debieron haber existido), y nos encontraremos con una parte de la “Argentina olvidada”, que puede traer una nueva dimensión, menos globalizada y más auténtica de nuestro “ser argentino”, sin olvidar que este camino, emprendido con honradez y eficiencia, nos puede llevar a un bien común general, y a una prosperidad que sería un ejemplo en el mundo actual, afectado por guerras, terrorismos, y muchos males generados por los hombres mismos. ESTO FORMA PARTE DEL AUTÉNTICO CRECIMIENTO DE LA ARGENTINA COMO PAÍS, Y EL LEGADO QUE LAS GENERACIONES NUEVAS Y POR VENIR SE MERECEN.

Margarita Pairone – abogada – D.N.I. Nro. .661.105

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*