La felicidad de los héroes del Sub 15 liguista campeón nacional

El seleccionado Sub 15 de la Liga Rafaelina de Fútbol, reciente campeón nacional del certamen que se disputó en Salta, concede una entrevista a pocas horas de haber llegado a la ciudad con toda la gloria. Gran parte del plantel que dejó bien en alto el nombre de nuestro fútbol, el cuerpo técnico bi campeón y dirigentes liguistas mostraron todas sus vivencias y satisfacciones en nuestra casa.

Por Mario Cabrera

Compartir:

Minutos después de haber regresado de Salta con toda la alegría, siempre alzando bien alto los trofeos obtenidos, el combinado Sub 15 de la Liga Rafaelina de Fútbol campeón a nivel nacional, se pegó una vuelta por diario La Opinión, para dar a conocer sus vivencias y explicar los motivos por los cuales lograron adjudicarse el campeonato, repitiendo la gran hazaña de 1999. Gran parte del plantel, dirigentes, cuerpo técnico y algunos padres no esquivaron la invitación de este Diario, y a pesar del cansancio, las voces, las palabras, fueron las grandes protagonistas, al igual que ellos. Algunos, por tímidos, no se animaron a dar a conocer sus sensaciones pero sí hubo varios que no le tuvieron miedo al grabador del periodista. Como por ejemplo, el capitán del equipo, Germán Rodríguez Rojas, al expresar que “fue algo muy importante que se consiguió entre todos. El equipo logró una unión extraordinaria y fue la clave para poder obtener este logro. En lo personal, arranqué bien el campeonato. Tuve un bajón pero, por suerte, lo pude revertir en los partidos definitorios”. Asimismo, Sebastián Imfeld, el goleador del campeonato con 5 goles y dueño de una de las copas, remarcó que “estoy muy contento por haber obtenido este campeonato. Ser campeones nacionales no se logra todos los días. Por suerte, pude hacer muchos goles. Así que esto, va dedicado a ellos. Desafortunadamente, me tocó errar un penal en el debut pero como el fútbol siempre da revanchas, la tuve al día siguiente. Y fuimos unos merecidos campeones porque el equipo siempre se brindó con amor propio y con muchas ganas”. Ignacio Gentile, otro de los grandes nombres que tuvo esta selección, opinó que “el torneo fue durísimo. Hubo algunos rivales débiles pero no por eso dejaron de ser complicados. Y gracias a la unión de mis compañeros, pudimos sacar adelante todos los partidos. Por ahí, al principio, tuvimos algo de bronca por haber empatado de manera increíble y parecía que se nos iba a complicar mucho la clasificación. Pero a medida que los partidos fueron pasando, nos fuimos armando y consolidando como equipo. Con respecto al partido final, arrancamos muy nerviosos, teniendo a todo el público en contra y jugando en una cancha muy grande. Cuando nos pusimos 2 a 0 nos tranquilizamos e intentamos jugar. Y fuimos un justo campeón por la entrega, la preparación, demostrando todo lo que sabíamos”. Sergio Schiavi, que se perdió la gran final por suspensión, aventuró que “el campeonato en sí fue muy lindo y estuvo bien organizado. A la final me tocó vivirla con muchos nervios desde afuera. Por suerte, los compañeros sacaron un partido adelante ante Salta en la final. Ser campeones nacionales es un gran orgullo para todos nosotros. De 136 ligas participantes y ver la nuestra en lo más alto, es muy importante. Esto nos va a ayudar mucho a nosotros en nuestra carrera deportiva. Salimos campeones porque el equipo demostró una personalidad enorme” El goleador de la final, Fernando Beltramo, agregó que “tuvimos un debut complicado. Los nervios nos jugaron en contra ante Santiago del Estero pero luego pudimos soltarnos mucho más a la hora de jugar y, con mucho huevo y sacrificio, pudimos ser unos merecidos campeones”. Por último, Leandro Michling, arquero que arrancó siendo titular, respondió que “fue un campeonato muy bueno el que disputamos en Salta. La gran base fue la unión del grupo, a pesar de ser rivales cuando jugamos en nuestros clubes. Todos tiramos para el mismo lado. Como recién esto está todo fresco, por ahí ninguno de nosotros todavía no caímos en lo que logramos”.

Las expresiones del cuerpo técnico

Los entrenadores Alejandro Zurbriggen y Daniel Allassia, grandes pescadores de jóvenes valores y talentos, ya le están tomando un gustito muy especial a jugar este tipo de certámenes nacionales y ganarlos. Pasó en 1999 en Córdoba y el sábado pasado en Salta. “Gracias a Dios, se pudo repetir la gran hazaña del ’99. En esta oportunidad, la cosa fue más completa. Porque nos quedamos con la copa de goleador y con el trofeo del Fair Play -juego limpio-, que para nosotros, también son importantes. Futbolísticamente, aquel equipo y este son muy distintos. En aquella ocasión, los jugadores estaban más formados, en cambio estos chicos recién están dando sus primeros pasos”, explicó en primer lugar el “Ale” Zurbriggen. Cuando se tocó el tema de la final ante el equipo local, jugando con todo el entorno en contra, el actual DT de Quilmes comentó que “el arbitraje fue bueno y no se dejó llevar por la gente. Nosotros siempre jugamos tranquilos, ordenados. En ningún momento, pasamos grandes apremios. Sólo unos minutitos cerca del final. Pero estuvimos bien durante todo el partido y no tengo dudas en que fuimos unos justos campeones. “Cuando jugamos el primer partido -continuó relatando Zurbriggen-, jugaron un papel muy importante los nervios. Hubo jugadores que estuvieron, otros lo sintieron y es lógico que así sea porque era un partido con mucha responsabilidad. Era un Interzonal. Nosotros necesitábamos ganar ese partido para que la clasificación no se nos complicara. Cuando terminó el partido, con Daniel (Allassia) y César (Bessone) creíamos que el jueves, estábamos de vuelta en Rafaela. Pero gracias a Dios, el equipo se fue consolidando en la faz defensiva y logramos cierta regularidad que nos permitió salir campeones. Ser campeón nacional para mí es un orgullo y una satisfacción tremenda. Y más si se logra dos veces, haciendo las cosas a pulmón, con muchos contratiempos. Ahora, hay que tratar de mantener esto y ojalá que los dirigentes de la Liga sigan confiando en nosotros”. Mientras tanto, el compadre de Zurbriggen, Daniel Allassia, manifestó que “esto, es una gran alegría para todos nosotros. Por lo que lograron los chicos y por el esfuerzo que hicieron. Si bien en los primeros partidos tuvimos algunas falencias, los chicos se fueron haciendo fuertes y pudieron sacar adelante todos los partidos. Sabíamos que de mitad de cancha para adelante éramos un equipo muy temible”, respondió en primer término el “Dani”. Al preguntarle qué fue lo que se charló luego del empate del debut ante los santiagueños, Allassia argumentó que “se hizo mucho hincapié en lo anímico, en tratar de mantener fresca la cabeza, en estar siempre atentos en todos los movimientos que hay que hacer dentro de una cancha. Todo eso les fuimos metiendo en la cabeza, haciéndoles entender que todo lo que hacíamos nosotros era para el bien de ellos y para que terminaran el torneo de la mejor manera”. -¿En qué momento se dieron cuenta que podían salir campeones?, se le preguntó. Y el otro integrante de la dupla técnica aseveró que “cuando sacamos adelante el partido contra Concepción del Uruguay, pensé que éramos serios candidatos a ser campeones. Eso me dejó muy tranquilo y me dije que ‘acá estamos, ahora que se cuiden de nosotros’. Y fue así. Nos fortalecimos en defensa y no me equivoqué con lo que había pensado”. Allassia tuvo la suerte de dialogar con Ubaldo Fillol, Francisco Ferraro -DT campeón mundial Sub 20 con la selección- y Miguel Angel Tojo, grandes personalidades que estuvieron presenciando el torneo. Y lo que le comentaron, fue que “Fillol preguntó por algunos chicos del equipo y nos felicitó por el partido que hicimos ante Santiago del Estero”. El PF César Bessone fue también importantísimo para este logro nacional preparando en lo físico y mental de la mejor manera a los chicos. El último entrevistado, remarcó que “lo más importante fue el trabajo previo de 3 semanas que se hizo antes de viajar a Salta. Se pudo trabajar plenamente con ellos, teniéndolos de lunes a sábado. Estos torneos son muy exigentes en lo físico, jugando partidos todos los días. El equipo que llegara bien en lo físico, iba a marcar alguna diferencia. Y fuimos campeones por la personalidad de los chicos, armándose un grupo hermoso, por el trabajo del cuerpo técnico y de los dirigentes”. Por último, Jorge Sanmartino (Secretario de la Mesa Directiva de la Liga), Rogelio Gagliardo (Presidente del Consejo Asesor de divisiones inferiores) y Adrián Juncos (Vicepresidente) que también se acercaron hasta nuestro medio, expresaron que “ahora, la idea es hacer un festejo un día de estos. Pero les queremos agradecer a los técnicos por el segundo campeonato, al profe Bessone por su trabajo, a la Liga Salteña que siempre nos atendió de la mejor manera, como así también, a la organización. A los clubes de la Liga por ceder a los jugadores y a los chicos, por su comportamiento dentro y fuera del campo de juego”.

Mario Cabrera

Fuente: diario La Opinión, Rafaela, 19 de diciembre de 2005.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*