La crisis energética y de gas vino para quedarse

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por radio Mitre Rafaela (FM 91,9), que conduce Emilio Grande (h.).

Compartir:

Pese a que el gobierno de Kirchner intente minimizar, la crisis energética y de gas es un problema de hace varios años que sufrimos en la Argentina y que no se avizora una solución a corto plazo. A decir verdad, este problema se metió en la interna del propio Gobierno por propuestas de ahorro energético y de aumentos tarifarios para grandes consumos tarifarios. El secretario de Energía Daniel Cameron efectuó una serie de alternativas: ahorro del 15% de los hogares para paliar la actual escasez de agua y gas en las usinas, reducción del horario de la administración pública, apagar por completo las luces exteriores de los edificios públicos, extensión de cortes a la industria, reducción de la iluminación en las autopistas. Hace unos días el Centro Comercial envió una carta al ministro De Vido preocupado por la grave afectación de los procesos productivos con restricciones al consumo de energía eléctrica, cortes reiterados en el suministro de gas, problemas en el aprovisionamiento de fuel oil y diesel, que ocasionan la interrupción y paralización en procesos productivos, con consecuencias económicas para las empresas y la continuidad de los puestos de trabajo. En este sentido, Rubén Burket –de Sodecar e integrante de la comisión directiva del CCIR- expresó en este programa radial que la situación puede agravarse si persiste esta problemática y que el ahorro no alcanza con las industrias, debiendo ser extensivo a los hogares y organismo públicos. Quien puede negar que tenemos temperaturas más frías que otros años y con menor caudal de agua en los ríos. Al mismo tiempo, el país viene creciendo en los últimos 4 años al ritmo de un 8% anual. Al respecto, el Ministerio de Planificación salió a defenderse con la realización de obras por 2.750 millones de pesos y se destinarán más de 47.000 millones para proyectos de infraestructura. Pero ¿qué obras en materia energética y de gas se hicieron en los últimos años? Muy pocas y contadas con las manos, más otras previstas para los próximos años, con lo cual tenemos que acostumbrarnos a convivir lamentablemente con esta crisis energética y de gas. Un hecho evidente es que además de la provisión de gas desde Bolivia, ahora recibimos el aprovisionamiento de energía desde Brasil. Argentina necesita líderes políticos que piensen en un proyecto en serio no solamente para solucionar esta crisis a corto plazo sino también pensar en obras a mediano y largo plazo, para ser previsibles ante la creciente demanda y ante eventuales contingencias.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*