“El escenario de la tragedia es algo que no sorprende”

El que opina es el rafaelino Antonio Rossi, periodista del diario Clarín, especializado en temas ferroviarios y vicepresidente de la Asociación de Ferromodelistas y Amigos del Ferrocarril de Rafaela. Entre las causas destaca la presencia de los subsidios multimillonarios, la falta de controles en las inversiones, algún error humano mezclado con un estado del material ferroviario que no estaba en condiciones óptimas.

Por Emilio Grande (h.)

Compartir:

Por Emilio Grande (h.).- “Las causas son materia de investigación judicial. Todo indicaría que hubo algún error humano mezclado con un estado del material ferroviario que no estaba en condiciones óptimas. El escenario en que se da la tragedia es algo que no sorprende porque el sector ferroviario tiene una situación de déficit de servicio, de problema de mantenimiento y de falta de controles que no es nuevo y ha sido marcado y observado desde hace varios años, pese a que el Gobierno no ha tomado nota de esto y ha seguido como si nada desde el 2003 hasta ahora”. El que opina es el rafaelino Antonio Rossi, periodista del diario Clarín especializado en temas ferroviarios y vicepresidente de la Asociación de Ferromodelistas y Amigos del Ferrocarril de Rafaela, en una entrevista en el programa “Sábado 100” por radio Sol (FM 90,9). El jueves último participó en el programa “El juego limpio” que conduce Nelson Castro por TN. Y agrega: “Hay un marco normativo y regulatorio que se ha armado y perfeccionando desde la llegada del kirchnerismo al Gobierno, que muy poco tiene que ver con las privatizaciones menemistas que también tuvieron sus daños y sus perjuicios. Esta tragedia es una muestra más de lo equivocado que está y en los últimos años entraron dos elementos: uno son los multimillonarios subsidios del Gobierno a los concesionarios para no aumentar las tarifas y el restante un poco de laxitud en los controles que ha permitido que no se hicieran las inversiones necesarias y los concesionarios no cumplieran con pautas mínimas de acuerdo a los contratos vigentes. A eso se sumó un aumento en la cantidad de viajes que no se correspondió con un incremento en la capacidad de las formaciones, que lleva a que la gente viaje mal, en condiciones inhumanas; tampoco hay un servicio con la regularidad y frecuencia que debería tener un transporte público tan masivo”. -¿Qué hace la empresa TBA con los subsidios que recibe y si, al mismo tiempo, no hay controles del Gobierno? -Acá prácticamente no existe un contrato, porque el que viene de los años noventa, después de la crisis económica y de la emergencia ferroviaria del 2002-03 y sigue hasta ahora, ha quedado como una mera referencia; lo que rigen son resoluciones, disposiciones y decretos, una maraña desleal que hace que el control sea imposible. Cuando se aplica una multa puede ser apelada en una instancia administrativa, sigue en otra judicial; hay multas del 2004-05 que todavía no se cobraron. -Delegados gremiales denunciaron que esta formación no estaba en condiciones y el sistema del frenado funcionaba en un 50%. ¿Esto es así? -Esto deberá ser determinado por los peritos, a simple vista no era una formación que estaba impecable ni óptima. Los técnicos y especialistas coinciden en que el tren no pudo activar el sistema de frenado, es más curioso y ahí puede estar la parte del error humano. A pesar de que es una formación vieja tiene un sistema de frenos muy sensible que hace que empiece a frenar varios metros anteriores. -¿La Justicia avanzará con una investigación profunda luego de 51 muertes y más de 700 heridos? -Es lo que debiera suceder para encontrar las causas técnicas, hace un año hubo un accidente en San Miguel donde un tren chocó a otro que estaba detenido y antes de los 90 días estaban todas las pericias técnicas sobre lo que había pasado. Después vendrá quiénes son los responsables operativos y políticos, los que debieran haber controlado. -¿Cómo cayeron las declaraciones del secretario de Transporte de la Nación Juan Pablo Schiavi al decir que si era un día feriado esta tragedia no hubiera ocurrido? -Como la de un funcionario que está en otra cosa, no está a la altura del puesto y las circunstancias que tiene que afrontar; que salga a decir esas cosas a pocas horas del accidente, sin brindar ninguna precisión sobre lo que había pasado, genera descontento y bronca que hay contra las autoridades, que son las responsables del funcionamiento de los trenes. En un país normal no hubiera durado más de un segundo.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*