Educación, límites y mucho amor

Nos escandalizamos de la violencia en las escuelas, todo el mundo está alarmado por lo que está ocurriendo en nuestro país, por la violencia desatada con robos, asesinatos, violaciones, adolescentes que realizan actos de violencia, golpeándose, y luego filmando a través de sus celulares, subiéndolos posteriormente a la web.

Por Susana Riberi de Calcha (Rafaela)

Compartir:

A menudo escuchamos decir que el mundo está en crisis, que las ideología fracasaron a lo largo de la historia, porque ninguna dio una respuesta acertada a los problemas del hombre en toda su evolución, hemos pasado de un estado de naturaleza, a un estado de derecho, por lo cual debimos adecuar nuestras conductas, para hacer posible la convivencia social. Fue necesario lograr un equilibrio cuando el hombre comienza a ser parte de una sociedad, ante la aparición de ese “otro” que comparte conmigo, un espacio geográfico común, un tiempo histórico, cada uno debe autolimitarse, para hacer posible las relaciones entre los individuos, es necesario la existencia de un ente superior como es el Estado, que dicte normas que ordenen las conductas y comportamientos del hombre, para pasar de ese estado primitivo de naturaleza, a uno de convivencia, que haga posible el ejercicio de nuestras libertades individuales, pero con el límite absoluto que debemos tener siempre en cuenta, que “mi libertad termina donde comienza la libertad del otro”. En estos tiempos, es frecuente oír decir: “yo con mi vida hago lo que quiero”, “soy libre de vivir como se me da la gana”, ”yo decido como quiero vivir mi sexualidad”, “con mi cuerpo hago lo que quiero, porque para eso soy dueño absoluto de él”,” la vida es una sola y hay que vivirla a pleno” todas esta expresiones tan comunes hablan a las claras del grado de soberbia que tiene el individuo de hoy, porque no respeta nada más que su propia satisfacción personal, es un ser absolutamente autosuficiente, individualista, y mezquino, al que no le importa en absoluto el “otro”, que también existe y tiene derechos. Lo que el hombre no descubrió todavía, es que ser corrupto, malo y mezquino, cuesta mucho más esfuerzo que ser correcto y bueno, porque esto surge naturalmente, en cambio la maldad, el pensar todo el día en como joder al otro, insume mucho más energía y tiempo, el que comete un acto incorrecto o ilícito tiene que idear la manera que los demás no lo descubran, en lugar de disfrutar de las cosas hermosas y simples que nos da la vida. Es también muy común escuchar a los padres de hoy decir “yo tengo derecho a rehacer mi vida, los chicos tienen que entender”, “ ahora no puedo, estoy muy ocupado con asuntos más importantes” cuando hablan de “derecho” deben saber, que existe una contrapartida que es “ el deber”, porque paralelamente con el derecho de uno está el derecho del “otro” que en este caso son los de los hijos, que no pidieron venir al mundo, pero si le hemos dado la vida debemos hacernos cargo con responsabilidad de ellos, y no dejarlos librados a su suerte como está la gran mayoría de los jóvenes de hoy. Se los acusa de todo los males del mundo, “que no tienen remedio”, “que son causa perdida”,”que son todos violentos” “ que viven borrachos y drogados”, yo les pregunto¿ de donde salieron todos estos jóvenes, nacieron de un repollo, o son el producto de lo que los adulto hemos hecho con ellos?, ¿no es acaso que con la predica constante que “no sirven para nada”, que tiramos la pelota para otro lado y estamos queriendo buscar responsables en otros?, cuando los únicos y absolutamente responsable son los adultos que no han sabido darles “educción, límites pero por sobre todo amor, contención y presencia”, estos son los padres modernos, los grandes ausentes de la educación del los hijos, realmente no son ejemplo de nada porque una gran mayoría no puede serlo, por la sencilla razón que no saben como resolver sus propias vidas, no pueden ni siquiera mirarlos en la cara, porque si tuvieran conciencia deberían pasarse el resto de sus vidas pidiéndoles perdón por tanto desamparo, entonces pretenden que los demás le solucionen lo que es su responsabilidad; mientras tanto los jóvenes buscan lo que nunca van a poder encontrar, que es “ un padre, o una madre”, en su lugar encuentran a la niñera, a la abuela, al abuelo, al maestro, al profesor, al amigo que es tan huérfano como él, pero nunca aquel que debería hacerse cargo de darles el amor, la paciencia y el ejemplo que ellos necesitan, y no haciéndolos responsable de sus frustraciones por lo que no vivieron, porque sino vivieron como realmente querrían haberlo hecho, es absolutamente su responsabilidad, no la de sus hijos, siempre es más fácil poner la culpa en el otro que aceptar las propias y hacerse cargo. Nos escandalizamos de la violencia en las escuelas, todo el mundo está alarmado por lo que está ocurriendo en nuestro país, por la violencia desatada con robos, asesinatos, violaciones, adolescentes que realizan actos de violencia, golpeándose, y luego filmando a través de sus celulares, subiéndolos posteriormente a la web, esto es la consecuencia de la falta de educación, límites, pero por sobre todas las cosas, lo que le falta al mundo es mucho amor.

Dra. Susana Riberi de Calcha D N I : 11.011.451

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*