Don Lorenzo Inardi dejó un vacío ciudadano

Falleció ayer, a la edad de 95 años. Tuvo secciones fijas en el diario La Opinión como “Rafaela y su gente” y “El cofre de Lorenzo”. Participó en numerosas instituciones y de algunas fue presidente.

Por Emilio Grande (h.)

Compartir:

A la edad de 95 años falleció en la tarde de ayer don Lorenzo Inardi, provocando dolor en sus familiares y en los círculos que frecuentó. Sus restos serán inhumados hoy, a las 11, en el cementerio Pax Dei, previo oficio religioso en la Catedral San Rafael. Había nacido el 27 de abril de 1910 en Torino (capital del Piemonte, Italia). Se había casado con Elena Mujica Goñi y tuvieron tres hijos: María Elena (casada con Angel Beninca), Mario Lorenzo (con Dora Ghione) y Noemí Graciela (con Guillermo Grande), que a su vez le dieron nietos y bisnietos. Era un personaje como pocos en Rafaela y fue colaborador de La Opinión desde el año 1940: “El diario que vi nacer, crecer y progresar”, había expresado en una entrevista con motivo de cumplir 90 años. Cuando se reactivó el fútbol local en 1940 empezó a traer al Diario resultados y datos, como también sobre aeromodelismo, automovilismo, ciclismo, motociclismo, entre otras disciplinas. Tuvo secciones fijas: “Rafaela joven en el recuerdo”, “Rafaela y su gente” (los sábados desde 1982 hasta hace unos años), “El cofre de Lorenzo” (los domingos en el suplemento Tiempo de Hogar desde 1997 y continuó hasta hace pocas semanas). “La libertad de expresión es un patrimonio del periodismo y de la ciudadanía que debe respetarse y honrarse, evitando las extralimitaciones de mal gusto que son siempre perjudiciales. Abogo por un periodismo cabal, justo, respetuoso, que apunte a la información y educación”, precisó a este cronista. Era un apasionado del automovilismo: presenció la carrera inicial en 1918, la primera organizada por Atlético en 1919, en 1926 las primeras 500 Millas Argentinas y las 300 Indy en 1971, por citar algunas. Archivó decenas de fotos a tal punto que tenía cajas llenas por toda la casa, inclusive debajo de la cama. No era un estudioso sistemático, pero era hombre de consulta de historiadores y periodistas. Participó en numerosas instituciones: Club Moreno de Lehmann, Círculo de Aeromodelismo -hoy Club de Planeadores- (presidente), Club Ciclista Rafaelino -hoy Moto Club Ciclista Rafaelino- (presidente), Asociación Santafesina de Motociclismo (fue socio fundador y primer secretario general), Asociación Cooperadora del Colegio Nacional (presidente), Asociación Cooperadora de la Academia de Lenguas Vivas (presidente), Asociación Cooperadora del Taller de Carpintería de la escuela Alberdi (presidente), Sociedad Italiana, Subcomisión de automovilismo del Club Atlético, Peña automovilística RUEDA (presidente), Agrupación Amigos de Urania (presidente), Observatorio Astronómico del Colegio Nacional y Asociación de Jubilados y Pensionados Nacionales del Departamento Castellanos (presidente). Cumplió actividades laborales en el molino harinero “Rafaela” de F. Frosi y Cía, en S. Citroni & Cía, fábrica láctea “La sin rival” de Francisco Campagnoli y Cía., de Lehmann, Centro Comercial e Industrial del Departamento Castellanos, fue viajante de laboratorios Viking SRL de Buenos Aires, y en industria química Femos SRL de Buenos Aires hasta que se jubiló en 1978. Don Lorenzo había plantado una de las 79 tipas que hay alrededor de la plaza 25 de Mayo en 1924. Por este motivo, el 27 de abril de 2004 se le brindó un reconocimiento a él y a Helda Magdalena Paoloni de Frosi.

Emilio Grande (h.)

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*