Discusión sobre las células madre: investigación y ética

Una ley relativamente estricta regula en Alemania el uso de células madre embrionarias. Los investigadores exigen una mayor apertura. Otros sectores de la sociedad rechazan la investigación, por motivos éticos. Información de fondo y tres opiniones sobre la discusión en Alemania.

Compartir:

Para la ciencia, las células madre son un área de investigación sumamente interesante. Esas células tienen la capacidad de formar cualquier otra célula del organismo. Conociendo los mecanismos que determinan en qué parte de un órgano o del cuerpo se transformará una célula madre se podrían curar muchas enfermedades originadas en defectos celulares, por ejemplo cardiopatías y Alzheimer. Y también facilitar la regeneración de la médula espinal después de accidentes. ¿Por qué es el uso de células madre tan controvertido? Si bien también en los adultos se hallan células madre, las más eficientes son las pocas que se ganan de embriones, capaces de transformar dos células en todo un organismo con sus más diversas funciones. La fusión de un óvulo con un espermatozoide genera un milagro: la vida humana. Por ello, muchas personas no pueden aceptar la destrucción de embriones para la investigación.

En principio, todos los experimentos con células humanas embrionarias en Alemania deben ser expresamente autorizados. La utilización de células madre se halla regulada en Alemania desde el 2002 por la Ley de Células Madre, luego de largas discusiones entre científicos, políticos y representantes de la sociedad civil, por ejemplo el Consejo Nacional de Ética, La ley autoriza a científicos alemanes investigar recurriendo a “líneas de células madre ya existentes” provenientes del exterior, pero prohíbe experimentos con líneas obtenidas luego del 1 de enero de 2002 y su obtención en la propia Alemania. El argumento: de Alemania no deben partir incentivos para matar embriones. Pero actualmente existen cientos de nuevas líneas obtenidas y conservadas con métodos más modernos. No obstante, para los científicos alemanes continúan siendo tabú. Los investigadores argumentan que la regulación genera grandes limitaciones, también en la cooperación internacional. Al fin y al cabo, la Ley de Células Madre prevé penas para los investigadores que no se atengan a ella.

Simultáneamente, nuevos conocimientos -provenientes de Japón, EE. UU. y últimamente también del Instituto Max Planck de Berlín- parecen indicar que una nueva técnica, la “reprogramación”, o sea la inserción de nueva información en células, es muy prometedora. Así podría evitarse el uso de embriones por lo menos para terapias.

En 2007 se reavivó en Alemania el debate en relación con una reforma de la Ley de Células Madre y la fecha clave… hasta ahora sin resultados.

Consejo Alemán de Ética

Este consejo independiente compuesto por 26 personas se ocupa de cuestiones bioéticas y asesora al Bundestag (Parlamento federal) y al Gobierno alemán. www.ethikrat.org

Fuente: www.magazine-deutschland.de

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*