Día del Periodista: “Una gran responsabilidad”

Se trata del discurso de una alumna de 3er. año de Periodismo de la UCSE DAR en el acto del Día del Periodismo realizado en el teatro Lasserre, organizado por el Círculo de la Prensa de Rafaela.

Por Marianela Petite (Rafaela)

Compartir:

Buenos días, ante todo es nuestra intención felicitar, en un día que les pertenece, a todos los periodistas presentes. A todos ustedes, representantes del oficio que es el periodismo, felicitaciones.

Estamos de acuerdo en que el periodismo es una gran disciplina, que desde su surgimiento hasta nuestros días, ha desarrollado un papel imprescindible en el seno de la vida social. Implica sin duda, una gran responsabilidad para quien lo ejerce, pero implica por sobre todo un enorme compromiso que, en los tiempos que vivimos, no siempre se cumple. En los tiempos que vivimos, nos atrevemos a decir que la esencia sobre la que el periodismo se funda o debería fundarse, se encuentra amenazada. En los tiempos que vivimos, los intereses económicos y políticos (que algunos sectores de la prensa muchas veces ocupa más tiempo en proteger que en denunciar) generan presiones que amenazan y en un punto logran, convertir el oficio del periodista, el deber de la información, en un negocio basado en el entretenimiento, el encubrimiento y la manipulación. Pero no todos, vale aclarar, participan de semejante conspiración. Existen aún cantidad de periodistas que asumen, defienden y respetan este compromiso con las personas. Existen aún aquellos que confían en la necesidad de gente que pueda tomar partido a partir de lo que se les cuenta, gente con capacidad de formarse una opinión y ser sujeto activo en la vida social, gente que sepa y piense. Estos periodistas existen, y entienden, que la información, el conocimiento, incluso la opinión, y, en una palabra, la verdad, pertenecen a la gente, y es por eso que ofrecerle a la sociedad las bases que precisa para poder actuar y pensar, no es opcional, no es un favor o un servicio que se les brinda. El derecho a la información pertenece a las personas, y como tal, debe ser respetado por sobre todas las cosas. Evidentemente, los periodistas tienen en sus manos un gran poder, principalmente porque son ellos quienes en gran medida determinan hasta qué punto la gente estará informada, hasta que punto será conocedora de aquello que le compete y la condiciona. Usado bien, este poder que se desliga del tratamiento de la información, es un poder que puede y debe acabar con la peor epidemia de todas las que sufrimos hoy en día: el desinterés de las personas por lo que sucede alrededor de ellas, la desinformación de la que se sufre y, por sobre todo, la falta de una conciencia suficientemente crítica para internalizar la información que se nos brinda, ya no como información sino como algo más, algo que nos pertenece.

Es por esto que nosotros, desde nuestra posición de estudiantes, y posibles futuros ejecutores del oficio, abogamos por esta causa, abogamos por saber respetarla nosotros mismos pero principalmente, mantenemos la esperanza de que no todo esté perdido, de que entre todos, cada uno desde el papel que ha elegido, la paulatina desintegración de las bases del periodismo como tal, puede revertirse. Y creemos que este cambio, sin duda, es posible.

Marianela Petite es alumna de 3er. año de la Tecnicatura en Periodismo de la Universidad Católica de Santiago del Estero sede Rafaela.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*