Conferencia sobre la calidad periodística en la asamblea de ADEPA en San Nicolás

Expusieron Pablo Mendelevich (columnista del diario “La Nación” y del programa radial “El exprimidor” y director de la carrera de periodismo de la Universidad de Palermo); Daniel Muzio (editor fotográfico del diario “Los Andes”, de Mendoza) y Rolando Hanglin (conductor del programa “RH positivo”, de radio Continental).

Compartir:

Apostar fuerte y permanentemente a la calidad como herramienta para la excelencia periodística fue la consigna coincidente que tres reconocidos profesionales expusieron en una conferencia celebrada anoche, en el contexto de la 44 Asamblea General Ordinaria de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) que se desarrolla en la ciudad bonaerense de San Nicolás con motivo del 80 aniversario del diario “El Norte”, el medio anfitrión.

El subdirector de la revista de ADEPA, profesor Carlos Vernazza, se encargó de presentar a los oradores: Pablo Mendelevich (columnista del diario “La Nación” y del programa radial “El exprimidor” y director de la carrera de periodismo de la Universidad de Palermo); Daniel Muzio (editor fotográfico del diario “Los Andes”, de Mendoza) y Rolando Hanglin (conductor del programa “RH positivo”, de radio Continental).

Mendelevich dijo que en los últimos tiempos “se ha instalado la idea de hacer informaciones entretenidas, pero información y entretenimiento son conceptos antagónicos”, por lo que corresponde “hacer informaciones atractivas, es decir, que se pueden desarrollar noticias bien narradas sin caer en lo tedioso”.

Sostuvo que, aunque parezca una perogullada, “los diarios tienen que estar bien escritos” , lo que obliga a que todo periodista “tenga tolerancia cero con los errores de ortografía, a esforzarse por relatar las noticias de forma clara y no dejar en manos del editor las correcciones, porque esa no es la función del editor”.

Por su parte, Muzio ilustró su charla con fotografías de notas y de suplementos especiales del diario “Los Andes”, como el dedicado al extinto Papa Juan Pablo II, que surgieron por iniciativas de los fotógrafos, ya que en ese diario mendocino logró imponer la premisa de “es necesario conocer a fondo los hechos para poder mostrarlos bien” porque –subrayó- “lo importante es apostar fuertemente a la calidad”.

A su turno, Hanglin mencionó como “un defecto muy común” que en muchas entrevistas “el periodista busca lucirse con preguntas con extenso prólogo” o bien “poniéndose como rival, como competidor del entrevistado”, cuando –a su juicio- “lo importante es dejar que el entrevistado hable, se explaye, exponga sus pensamientos e ideas”.

“En toda entrevista es conveniente empezar por lo elemental, preguntar dónde y cuando nació el personaje en cuestión, dejarlo que recuerde aspectos de su vida, pero sin agredirlo, porque el periodismo debe ser un servicio, un acto de amor y no de agresión”, subrayó.

Hanglin dijo que el periodista que confecciona un cuestionario inamovible para una entrevista “debe aprender del género femenino” como él había aprendido escuchando a hablar a su madre y a sus tías por teléfono, ya que “la mujer primero escucha y luego pregunta y eso es lo esencial de toda entrevista, saber escuchar para luego preguntar”.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*