¿Apología del delito en el Senado de la Nación?

Se presentó en el Senado de la Nación el segundo informe sobre el funcionamiento de la línea telefónica “Aborto, más información, menos riesgos”. Violencia contra la mujer una estrategia de la “cultura de la muerte” para imponer “derechos sexuales y reproductivos” –entre ellos el aborto-. El “teléfono de la muerte” dividió aguas: voces a favor y en contra del derecho a la vida.

Por Mónica del Río (Buenos Aires)

Compartir:

En el marco del “Día Internacional para eliminar la violencia contra la mujer” se presentó en el Senado de la Nación el segundo informe sobre el funcionamiento de la línea telefónica “Aborto, más información, menos riesgos” (un número telefónico habilitado el 31 de julio pasado para enseñar a abortar con misoprostol).

La actividad, de la que participaron agrupaciones feministas y algunos diputados, llevó por título: “La prohibición (del aborto) como violencia política contra las mujeres”. Un año antes y en la misma fecha, 26 de noviembre, la cámara alta aprobaba por unanimidad la Ley 26.485, “Para prevenir, sancionar, y erradicar la violencia contra la mujer” (Sobre violencia contra la mujer se pueden ver, entre otros, Notividas 350, 358, 566, 568, 581 y 582).

El informe sobre el “teléfono de la muerte” fue presentado por Luciana Sánchez, abogada de Lesbianas y Feministas por la Descriminalización del Aborto, la ONG que atiende la línea telefónica. Del panel de legisladoras participaron: la socialista Silvia Augsburger, Cecilia “Checha” Merchán (Encuentro Popular) y María Luisa Storani (diputada electa de la UCR). Se hicieron presentes el ex fiscal general de Bahía Blanca Hugo Cañón (por Encuentro por la Democracia, el partido que lidera Martín Sabbatella), Federico Storani (por la UCR) y la presidente del INADI María José Lubertino.

Rechazos al “teléfono de la muerte”

A las presentaciones hechas en las legislaturas de Chaco (Vid Notivida 621) y Tucumán (Vid Notivida 625) se sumaron varios proyectos presentados en la Cámara de Diputados de la Nación que rechazan el “teléfono de la muerte”.

Exp. Nº 5038-D-2009: del diputado Hugo Acuña (MPN), acompañado por su compañero de bloque José Brillo, la puntana Ivana Bianchi (FREJULI) y Cinthya Hotton (Valores para mi país). Afirma el proyecto que la finalidad de la línea “es favorecer la práctica abortiva con fármacos” y le solicita “al Poder Ejecutivo que, a través de los organismos que correspondan, proceda a la baja inmediata de la mencionada línea telefónica (cuyo número corresponde a un teléfono móvil de la Ciudad de Buenos Aires)” y que “disponga las medidas necesarias para la suspensión inmediata de la campaña pública de difusión de la línea, por ir expresamente en contra de nuestro marco normativo vigente”.

Dice el proyecto en sus fundamentos: “¿Qué diríamos de una línea telefónica que dé expresas indicaciones sobre como robar una vivienda, armar una bomba, hackear cuentas bancarias o incorporarse a una red de trata? ¿Acaso no estaríamos hablando de apología del delito? No podemos permitir que en nombre de una supuesta libertad de informar, se favorezca la eliminación de vidas humanas”. “Todos los profesionales de la salud deben tener su matriculación correspondiente, y también son inspeccionados los lugares donde ejerzan; tanto para la atención médica como para la información y orientación médica”. Y en este caso “responden desde un teléfono celular, personas que no están médicamente capacitadas ni inspeccionadas, tampoco habilitadas por el Ministerio de Salud”. Además de resguardar el derecho a la vida del niño por nacer, el proyecto detalla los riesgos, a veces letales, que tiene para la mujer el uso del medicamento que se recomienda telefónicamente.

Exp 5017-D-2009 de Julián Obiglio (PRO): expresa preocupación por la línea. En los fundamentos afirma que “las distintas prácticas ilegales de aborto son cada vez más alarmantes, ya que son muchas las mujeres que fallecen a raíz de ello, sin tener en cuenta lo miles de niños que son indiscriminadamente asesinados a diario. Para evitar tantas muertes innecesarias, las autoridades tienen que enfocarse en otras soluciones, como por ejemplo mejorar el régimen de adopción. Una buena manera de impedir que se lleven a cabo los abortos, ya sean realizados con prácticas quirúrgicas como medicamentosos, es la implementación de un efectivo sistema de asistencia médica, psicológica y económica a las mujeres embrazadas. De forma tal que el Estado acompañe permanentemente a la mujer desde el momento en que toma conocimiento del embarazo, hasta el momento en que da a luz y otorga el niño en adopción (.) Existen miles de personas esperando para adoptar y convertirse en padres. Pero al mismo tiempo 500.000 niños mueren por año debido a los abortos realizados. La vida es un valor esencial para aquellos que la defendemos, por lo tanto consideramos que cualquier gasto que realice el Estado en este sentido será una gran inversión en defensa de los derechos humanos y de la constitución de la familia, como núcleo básico y esencial de la sociedad”.

Exp. 4013-D-2009 de Dante Camaño (Nacional Sindical): expresa repudio por la apertura de la línea. Manifiesta en los fundamentos: “Como amantes del derecho a la vida, estamos en contra de dicha línea de información pro aborto, ya que la consideramos una apología a la práctica abortista que atenta contra los derechos humanos de las personas por nacer. Asimismo, repudiamos enérgicamente la prescripción y recomendación por parte de activistas de la fundación ‘Woman on Waves’ de medicamentos (como la droga misoprostol, cuyo nombre comercial más conocido es oxaprost) que pueden ser letales, tanto para el niño a nacer como para la madre, objetando claramente que estarían incurriendo en un presunto delito de ejercicio ilegal de la medicina”.

Exp 3746-D-2009 de Ivana Bianchi (FREJULI): expresa preocupación ante el lanzamiento de la línea. Fundamenta su proyecto en un comunicado de la Sociedad Argentina de Ética Médica y Biológica (SAEMB) que: Advirtió sobre el grave riesgo sanitario y legal -rayano con la apología del delito- que comporta la creación del ‘teléfono del aborto’; reclamó a las autoridades competentes que ‘actúen de oficio sobre el particular’ y repudió esta práctica genocida que atenta contra los derechos humanos de las personas por nacer.

Fuente: Mónica del Río en NOTIVIDA, Año IX, Nº 641, 28 de noviembre de 2009.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*