Allassia apunta al problema de adicciones

La flamante concejal que reemplaza a Aldo Camusso fue entrevistada en el programa “Sábado 100″ por radio Horizonte. Pidió licencia en la Casa del Adolescente en la que es directora.

por Emilio Grande (h.)

Compartir:

En el 2003 Mariana Allassia terminó su vínculo contractual de asistente social con el Concejo Municipal y se había hecho cargo como directora de la Casa del Adolescente. “Es una institución que implica mucho trabajo, responsabilidad y tiempo; no me esperaba ocupar una banca porque no son las condiciones en las que hubiera deseado ingresar, como sí hubiera ocurrido en el 2001″, reconoció la flamante concejal -estará hasta el 10 de diciembre- que reemplaza a Aldo Camusso, recientemente desaparecido, durante una entrevista en el programa ”Sábado 100″ por radio Horizonte (FM 99.5).

-¿Con qué expectativas y desafíos? -Conocer a fondo la dinámica del cuerpo legislativo, cuáles son los temas específicos que se están tratando para conocerlos y tener una postura. Uno de los objetivos es trabajar alguna de las temáticas que a mí me interesan como las adicciones.

-¿Vas a pedir licencia o seguirás en la Casa del Adolescente? -Tengo que tomar mi licencia obligatoria por una cuestión legal de que cuando se ocupan cargos políticos los que somos de planta permanente debemos pedir una licencia especial contemplada en la ley 1919. Seguiré vinculada afectivamente a ese lugar que por un tiempo no voy a estar, apoyando la gestión del grupo de trabajo que uno tiene allá, en una problemática que es muy dura y estamos solos.

-¿Cuáles son los problemas a resolver en esa institución? -Hay cosas planteadas dentro de la política actual de la Provincia que esperemos se puedan ejecutar lo antes posible, como ser la incorporación de nuevo personal debido al recambio por la edad y cansancio. Está pendiente la capacitación de la gente que está a cargo de los chicos en un programa que está elaborando el director del menor en conflicto con la ley penal. Las medidas de seguridad son escasas, no es una cárcel a pesar de que se hayan levantado los tapiales, pero hay que hacer algunas reformas en el perímetro que aseguren mayor contención y otros arreglos edilicios. Un desafío es tener opciones para los chicos en lo educativo y en actividades sociales y deportivas.

-¿Estos chicos se pueden reinsertar socialmente o son “casos perdidos”? -No puedo pensar que son casos perdidos, son chicos que les han faltado muchas cosas y lo que demos como adultos desde la institución o la sociedad les va a abrir otros caminos. Lo importante es darles opciones y crear vínculos, pero si son negados es probable que fracasen en lo que inicien y tengan las historias conocidas.

-Hay una crisis de representación de hace años y divorcio entre los políticos y la gente. ¿Cuál es tu visión de esta situación? -Creo necesario que los dirigentes se contacten con la gente de manera distinta y se necesita que cambie el vínculo que va a llevar tiempo. La participación es prioritaria, hay que abrir los espacios desde lo dirigencial y pedirlos desde los espacios sociales. Tenemos los representantes que supimos conseguir, somos parte de eso y no podemos hacernos los tontos. Los que ocupan cargos electivos tienen que formarse en forma permanente, porque cambian los modelos de gestión, fortalecer las instituciones y las políticas sociales ya que no son las mismas que antes. Hay que cambiar algunas reglas de juego desde otros códigos culturales. Ahora yo me siento herramienta y responsable por quienes me votaron; es probable que todas las expectativas no se puedan cubrir. Tengo que hacer el trabajo lo mejor posible y que las necesidades de la gente se acerquen a lo que el Estado pueda y debe brindar.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*