ADEPA fija posición ante nuevas críticas al periodismo

es indiscutible y absolutamente legítimo que la línea editorial de cada medio sea fijada por su director, su editor, en definitiva su propietario. De otro modo simple y sencillamente no habría más que anarquía y desinformación.

Compartir:

En poco más de cuarenta y ocho horas, la Senadora por la Pcia. de Buenos Aires, Dra. Cristina F. de Kirchner, y el Presidente de la Nación, Dr. Néstor Kirchner embistieron con dureza contra periodistas y medios de prensa.

La Primera Dama lo hizo en ocasión de tratarse en el Senado la ley que amplía la discrecionalidad presupuestaria del Jefe de Gabinete y también al discutirse el proyecto de ley que reglamenta los Decretos de Necesidad y Urgencia.

Allí sostuvo que la prensa ejerce censura sobre el Gobierno porque los medios no reflejan la totalidad del discurso oficial. Atacó también al diario La Nación y a algunos de sus periodistas recurriendo al agravio y a la descalificación personal.

Por su parte, el Dr. Kirchner durante un acto en la Casa Rosada se refirió a la “poca calidad intelectual” del algunos periodistas, a la par que de un modo entre paternalista y socarrón les aconsejó informarse, investigar y prepararse más. También les reclamó que exijan libertad de prensa para poder expresarse libremente en los medios en los que se desempeñan.

Para la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) es indiscutible y absolutamente legítimo que la línea editorial de cada medio sea fijada por su Director, su editor, en definitiva su propietario. De otro modo simple y sencillamente no habría más que anarquía y desinformación. ¿Acaso podría ejecutarse con armonía una pieza musical si cada integrante de la orquesta siguiese su propio criterio, en lugar de las indicaciones del Director?

Se observa aquí una dualidad de criterio por parte del Presidente, puesto que lo que pretende que exista en los medios de comunicación privados, no sucede en el sistema de medios estatal de radio y televisión. Allí, se levantaron ciclos de larga trayectoria porque el enfoque periodístico no coincidía con la visión oficial.

También es paradójico que el Presidente le pida a la prensa que se “informe” cuando este Gobierno no da conferencias de prensa, los funcionarios (incluido el Dr. Kirchner) no conceden entrevistas y se haya hecho fracasar la Ley de Acceso a la Información Pública. Por el contrario las presiones sobre el periodismo por parte de los más altos funcionarios no han cesado y son recurrentes las llamadas con pedidos, propuestas y sugerencias de enfoques que sobre temas diversos se hacen a los medios periodísticos en forma cotidiana. Todo lo cual ha sido reiteradamente señalado tanto por ADEPA como por entidades de medios internacionales.

Es altamente preocupante la persistente incomprensión que tienen tanto el Presidente como la Sra. Senadora sobre el rol institucional de la prensa en democracia.

ADEPA ha señalado ya que la tarea del periodismo independiente es preguntar, investigar y cuestionar para encontrar, si la hubiera, una verdad distinta de la que se le pretende hacer ver.

Eso no es ser opositor. Es cumplir con el rol constitucional de controlar al poder por la salud de la democracia.

Los medios periodísticos se deben solamente a su público que es quien en definitiva los elige diariamente. Es hora de que el Gobierno haga un esfuerzo por entenderlo.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*