A 100 años del ciclón que hubo en Rafaela

El 21 de febrero de 1907 tuvo lugar el primer ciclón con un viento huracanado que duró unos 30 segundos, produciendo la muerte de un chico, voladuras de techos, se derrumbaron paredes y fueron arrancados varios árboles.

Por Emilio Grande (h.)

Compartir:

Después de una prolongada sequía, en la tarde del 21 de febrero de 1907 se desencadenó una gran tormenta procedente del noroeste, adquiriendo la característica de un verdadero ciclón en Rafaela. Ese día, a las 18, el cielo se oscureció, el viento comenzó a soplar en forma huracanada, los techos comenzaron a “temblar” y los postes telegráficos a caer sobre la pequeña población rafaelina. Más tarde, comenzaron a volar chapas de zinc, derrumbarse paredes y varios árboles fueron arrancados de cuajo, mientras la gente corría de sus viviendas en busca de algún refugio. La lluvia se sumó al vendaval, empeorando aún más la dramática situación. Este ciclón tuvo una duración de apenas 30 segundos, de haberse prolongado hubiera provocado una catástrofe. Entre las consecuencias hubo que lamentar la muerte del hijo de la familia Carugatti quien intentó saltar una ventana sin lograr su propósito, pereciendo bajo una pared derrumbada. En tanto, Joaquín Carrinci sufrió la fractura de un brazo y el doctor Puppi resultó herido por una chapa de zinc. En el entonces barrio Recreo (hoy San Martín) se celebraba una boda y el viento movió el coche donde viajaban la novia y otras tres personas, siendo arrojados fuera del camino. Este meteoro asoló los campos, arrasó los árboles y derribó varias casas de los colonos, especialmente en la localidad de Nueva Lehmann. Además, algunas chapas de los galpones de la firma Santisteban fueron a parar a la localidad de Susana, una plancha partió a una yegua que se encontraba pastando en el viejo terreno del Club Central Norte (hoy 9 de Julio) y afectó al templo parroquial ubicado frente a la plaza principal. Debido a la magnitud del siniestro, Esperanza fue el primer pueblo que acudió para ayudar a los damnificados. El presidente de la Comisión de Fomento de Rafaela, Pedro Avanthay, y su secretario, Camilo Simonetta, organizaron rápidamente los medios de auxilio y la recaudación de fondos, estando la distribución a cargo de Ubaldo Foschi. Hay que recordar que Rafaela fue declarada ciudad recién el 26 de enero de 1913 con una población de 8.242 habitantes.

Emilio Grande (h.)

Fuentes: La Opinión, “75 años en el corazón de la ciudad”, 1996; El Norte, álbum del cincuentenario 1882-1932.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*