Von Wernich la otra cara de la Iglesia

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por radio Mitre Rafaela (FM 91,9), que conduce Emilio Grande (h.). Martín de Elizalde, titular de la diócesis de 9 de Julio, se lamentó porque la Iglesia no supo prevenir ni sanar “tanta división y tanto odio” como los que hubo en el país.

Compartir:

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 1 de La Plata condenó al sacerdote Christian von Wernich a la pena de reclusión perpetua e inhabilitación perpetua por homicidios, tormentos y privaciones ilegítimas de la libertad. “Todos delitos de lesa humanidad cometidos en el marco del genocidio que tuvo lugar en la Argentina”, dice el veredicto. Von Wernich es el primer sacerdote de la Iglesia Católica que afrontó un juicio oral y público y fue hallado culpable como coautor en siete homicidios triplemente calificados, coautor en la aplicación de tormentos agravados en 34 casos y partícipe necesario en la privación ilegal de la libertad agravada en 42 oportunidades. La Conferencia Episcopal Argentina emitió un documento que dice: “La Iglesia en la Argentina está conmovida por el dolor que nos causa la participación de un sacerdote en delitos gravísimos”. No solamente el papa Juan Pablo II había pedido perdón por los pecados en los dos milenios, los obispos argentinos lo hicieron en Córdoba en 2000. El cura es el tercer condenado luego de la nulidad de las leyes del perdón. Antes fueron sentenciados el ex director de Investigaciones de la policía de la provincia de Buenos Aires Miguel Etchecolatz y Julio Simón, más conocido por su apodo “Turco Julián”. Los delitos de lesa humanidad, dijo el tribunal, integrado por Carlos Rozanski, Horacio Isaurralde y Norberto Lorenzo, ocurrieron en “el marco del genocidio que tuvo lugar en la Argentina entre 1976 y 1983”. El arrepentimiento que hasta ahora no hizo público el ex capellán de la policía bonaerense Von Wernich, fue admitido por su obispo, el monje benedictino Martín de Elizalde. El titular de la diócesis de 9 de Julio también se lamentó porque la Iglesia no supo prevenir ni sanar “tanta división y tanto odio” como los que hubo en el país y afirmó que iniciará un procedimiento para esclarecer la situación del sacerdote según el derecho canónico. Contempla la sanción de delitos contra la vida y la libertad del hombre, como aquellos por los que se juzgó y condenó a Von Wernich. La Comisión Nacional de Justicia y Paz manifestó su dolor por la colaboración o complicidad que algún integrante de la Iglesia pudiera haber llevado a efecto en relación con el secuestro, la tortura o la desaparición de personas. Más allá de la supuesta campaña oficial con una marcada posición ideológica en contra de los militares y de un silencio sepulcral de los actos violentos de grupos guerrilleros que dejaron un saldo de varios muertes inocentes, lo de Von Wernick existió, fue juzgado y condenado. No hay que olvidarse del contexto del 70, la represión había empezado previo al golpe del 76, en los años siguientes la Iglesia prefirió no denunciar públicamente violaciones a los derechos humanos, pero muchos obispos se jugaron como Zazpe en Santa Fe (vicpresidente 1º de la CEA), Casaretto en Rafaela, Angeleli en La Rioja, Kemerer en Misiones, como también curas, religiosos y laicos.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*