Un rafaelino estuvo 4 meses en la Antártida

Se trata de Juan Barbero de 29 años, quien es piloto de la Fuerza Aérea y actualmente está radicado en Comodoro Rivadavia. La carrera militar la hizo en la Escuela de Aviación Militar en Córdoba. “Las condiciones del clima en la Antártida son horribles, que complican y a veces limitan los vuelos”, dice en una entrevista.

Por Emilio Grande (h.)

Compartir:

Por Emilio Grande (h.).- El rafaelino Juan José Barbero de 29 años estuvo durante unos cuatro meses (de marzo a junio últimos) en la base Marambio de la Antártida Argentina, quien es piloto de la Fuerza Aérea y actualmente se encuentra radicado en la IX Brigada en Comodoro Rivadavia desde hace dos años y medio. “Me desempeñé como piloto de la tripulación. El clima está compuesto por bajas temperaturas (llegó a haber 28 grados bajo cero) y el fuerte viento (un día fue de 130 km por hora)”, expresa a este cronista. Integró el grupo de la Fuerza Aérea que anualmente va rotando con personal de distintos lugares del país. “Las condiciones del clima son horribles, que complican y a veces limitan los vuelos, cuando hay temporales no se puede volar y esperar hasta que haya buen tiempo, sólo Dios sabe porqué el clima es variable y con sorpresas”, grafica. La Antártida es un continente muy concurrido por científicos, especialmente en el verano, de octubre a marzo, y en el sector de Argentina también hay otras bases de varios países.

DATA FAMILIAR Juan es hijo de María Sincovich (yugoslava, su padre participó en la Segunda Guerra Mundial) y su papá Juan Antonio Barbero, teniendo dos hermanos César y Melisa. Los estudios primarios los realizó en la escuela Mitre, los secundarios en la Técnica y la carrera militar en la Escuela de Aviación Militar en la ciudad de Córdoba, egresando luego de cuatro años como Oficial de la Fuerza Aérea. Después realizó un curso de dos años de aviador militar. “Creo que influyeron en elegir esta vocación mi abuelo que estuvo en la guerra, mi papá que quiso entrar en su momento en el Ejército, también me fue gustando volar y tuve un sentimiento patriótico cuando integré el grupo Scout durante 10 años en la capilla Santa Rita”, confiesa. Está casado con la cordobesa Claudia Casas y tienen una nena Sofía de dos años, estando radicados en la citada ciudad de la provincia de Chubut, pero el entrevistado fue solo a la Antártida. Entre sus actividades en Comodoro Rivadavia -ciudad ubicada a 300 km al sur de la capital Rawson- están pilotear el simulador, volar con Líneas Aéreas del Estado (LADE) creada en 1950 para fomentar los lazos con la Patagonia a través de vuelos comerciales, búsqueda y salvamento, evacuación sanitaria, entre otras.

SOBRE RAFAELA Hacía del verano último que no volvía a su ciudad que lo vio nacer y crecer hasta los 21 años cuando se fue a estudiar a Córdoba. “Siempre se tienen ganas de volver para a ver a la familia, los amigos y se extraña también al grupo Scout por su servicio a la comunidad, pero en su momento tuve que dejarlos para seguir mi vocación”, confiesa. Y sigue con su relato -en la entrevista estuvo acompañado por sus seres queridos y un amigo que es músico-: “Fui a estudiar a Córdoba en plena crisis del país en el 2002, pero me dieron una gran mano mis tíos cordobeses: Nina y Daniel Bertone y sus hijos Luisina y Matías. Hay que destacar que siempre tuve un apoyo incondicional de mi familia y de mis amigos porque son un respaldo importante en mi vida”, concluye.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*