Un país encorsetado

Por Humberto Bonanata

Compartir:

Ave Fénix: resucitó José Ber Gelbard. Sus ideas desde donde se encuentre su espíritu renacieron 33 años después de su “inflación cero” durante el camporismo. Salvo que reencarnado en Felisa “Gioconda” Micheli – de quien no sabemos aún de qué se ríe- que difunde con satisfacción los acuerdos de precios de 351 productos de la canasta familiar por el término de un año, habida cuenta que en 2007 el pueblo argentino elegirá nuevo presidente o será cómplice de la “incultura de la mediocridad” tan bien descripta por José Ingenieros en “El Hombre Mediocre”. El corset de precios abarca a las primeras marcas, hecho que implica una falacia ya que los asalariados de menores recursos luego de la catástrofe devaluatoria del padrino traicionado, autor ideológico y material del golpe cívico-empresarial contra Fernando De la Rúa, Además, serán revisados bimestralmente, hecho que no garantiza que el corset pueda reventar al estilo Celestino Rodrigo. Por último, el ministro Kirchner controla sólo 351 de los 400.000 precios que se valoran en el mercado de transacciones. Otra verdadera falacia casi similar a que Nilda Garré –la ministra de Defensa montonera- merced a su amistad con la hija de Guillermo Borda (ministro del Interior de Onganía) haya sido asesora de ese gobierno de facto y hoy sea una de las artífices intelectuales de la destrucción final de la Fuerzas Armadas, cuyos Jefes de estado Mayor son tan cobardes y entreguistas que besarían la mano de esta “anguila” con tal de mantenerse apoltronados en sus despachos oficiales por temor reverencial y conveniencia económica de la diktacracia imperante. Como una lucecita de esperanza que se abre en el camino de la libertad y la democracia hace dos días en una conversación con Ricardo López Murphy, reportaje que publicaremos en su integridad esta semana en Notiar, resaltó –casi desesperadamente- la necesidad que para 2007 todos quienes no piensan como Kirchner y aman la libertad tienen el deber moral de armar “una alianza programática gigantesca que nos devuelva los valores de la República perdida”. Resaltó los valores morales de Roberto Iglesias (U.C.R.) y de Elisa Carrió y defendió el juicio político contra el cuñado putativo de Alberto Fernández, el stalinista enriquecido y aburguesado de Aníbal Ibarra. Ese deber lo tomamos en cuenta sin beneficio de inventario. Que Kirchner nos siga destruyendo no es responsabilidad única del cajero comprador de voluntades. Que Kirchner pase a la historia como un período oscuro del estado de derecho es responsabilidad de los dirigentes opositores y, por cierto, de todos nosotros que no debemos ver pasar la historia por televisión. No se quejen los pusilánimes, no se quejen los cobardes. La historia de un país se hace luchando día a día. Quienes esperen que Dios los convoque, que esperen la vida eterna. Hay que soportar este purgatorio repugnante para ganar el cielo de la libertad.

Humberto Bonanata

Fuente: editorial de www.notiar.com.ar.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*