Un país al revés del mundo

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por Mitre Rafaela (FM 91,9) que conduce Emilio Grande (h.). ADEPA llamó a “la reflexión a los distintos estamentos del poder político”, denunció que la libertad de presión “sobrelleva uno de sus momentos más críticos desde la recuperación democrática”.

Compartir:

La verdad que en los últimos días asistimos a una fotografía de la Argentina fragmentada que pareciera trabajar en contramano del bien común y la búsqueda de consensos tan necesarios en estos tiempos de crisis institucional. Por un lado, el documento sobre la pobreza que la Iglesia pretendía acordar con distintos sectores sociales se frustró por las internas existentes en las organizaciones empresariales y sindicales, según advirtió el obispo de San Isidro y presidente de la Comisión de Pastoral Social, monseñor Jorge Casaretto, ex obispo de Rafaela. En tanto, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, reclamó que “el vicepresidente Cobos se rectifique y mande a archivo” la aprobación del Senado de la ley de coparticipación del impuesto al cheque. La controvertida sanción se concretó en la madrugada del jueves, cuando la oposición logró imponerse por 35 votos a 33, una mayoría simple que la Casa Rosada consideró violatoria de la Constitución. En el medio estuvo la sorpresiva presencia de la oficialista Adriana Bortolozzi quien había permitido quebrar la política de la Casa Rosada de negar de forma sistemática el quórum y terminar con una parálisis de 5 semanas en la Cámara Alta. La deserción de la legisladora formoseña, que denunció sentir “miedo” por su actitud, hizo estallar la estrategia kirchnerista. Sin embargo, al principio fue beneficiosa para el Gobierno, ya que el primer tema que se discutió fue el pliego de Mercedes Marcó del Pont al frente del Banco Central, que el oficialismo pudo aprobar gracias a la abstención del ex presidente Menem. El kirchnerismo ganó esa votación por un voto de diferencia. En este contexto hay que hablar de la suspensión de la ley 26.522 de Servicios Audiovisuales. El jueves último se realizó una marcha masiva que terminó con un acto frente a los Tribunales, con duras críticas a los medios, a la Corte Suprema y a los jueces que impiden la aplicación de la ley. Lo lamentable fueron las declaraciones de Hebe Bonafini dijo: “¡Pongan las bolas donde hay que ponerlas! ¡Exigimos que salga la ley!”. Se extralimita en su función de presidenta de Madres de Plaza de Mayo. La movilización fue convocada por la Coalición para la Radiodifusión Democrática con la consigna “Defender la democracia es defender sus leyes”. ¿Quien está a favor de mantener el decreto-ley 22.285 de la dictatura de 1980? Casi nadie. Pero también es cierto que hubo violaciones al reglamento de la Cámara de Diputados en octubre de 2009 y luego prosperaron cuatro fallos en primera instancia suspendiendo la norma total o parcialmente. Luego vino el fallo en 2da. instancia de la Cámara Federal de Mendoza. Finalmente, la ADEPA llamó a “la reflexión a los distintos estamentos del poder político”; denunció que la libertad de expresión “sobrelleva uno de sus momentos más críticos desde la recuperación democrática”, y señaló a los medios del Estado por haberse “transformado en herramientas de militancia obsecuente y persecutoria”.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *