Un Organón en el Medioevo

Por Adan Costa Rotela.-  En la antiguedad tardía, Aristóteles se preocupó del lenguaje como forma de comunicación y producción del conocimiento, por eso estableció categorías, homónimos, parónimos, significados, verdades, falsedades, interpretaciones, en lo que se denominó “el Organón”.

Sabía que “controlando” la equivocidad del lenguaje, el conocimiento podía fluir, construirse, reproducirse. El estagirita se centró en el lenguaje, como medio, en términos comunicacionales, de relación entre los seres humanos.

Los filósofos medievalistas como Nicolás de París, Raúl el Bretón, Juan de Buridán y Guillermo de Occam, en el siglo XIII, recuperaron para Occidente, por la intermediación oficiosa del Islam y la maravillosa literatura del mundo árabe, el pensamiento lógico de Aristóteles, retomando esta tradición que se había perdido durante más de mil doscientos años.

La agenda de la filosofía contemporánea del siglo XX, hace un nuevo viraje, centrándose en el problema del lenguaje, pero ya no como un medio, sino como un fin en si mismo, en términos lingüísticos.

(Apuntes y Anotaciones de “Aventuras Filosóficas Mediovales” en FHUC-UNL  – Prof. Ana María Mora Márquez, Universidad de Gothenburg).

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *