Un complejo regreso de las clases presenciales en la provincia de Santa Fe

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por radio El Espectador (FM 100,1) de Rafaela.

Compartir:

Por Emilio Grande (h.).- Luego de un 2020 marcado por la pandemia y la eterna cuarentena en la Argentina, que incluyó la virtualidad de la educación en todos los niveles, donde se perdió un año por la ausencia de la socialización, el limitado aprendizaje teórico, especialmente de las materias prácticas, la no exigencia de calificaciones, produciendo deserción, en febrero de este año volvieron las clases presenciales.

El mes pasado fue el turno de los alumnos de séptimos grados y quintos y sexto años de las secundarias, y esta semana del resto de los grados de la primaria y los años de la secundaria.

Este regreso no es el ideal y el esperado. Se crearon las denominadas “burbujas sanitarias”: el 50% de los estudiantes concurre una semana a las aulas y la otra mitad del alumnado a la semana siguiente. La semana en que se quedan en sus casas tendrán que hacer tareas acordadas en la escuela. De todas maneras, es un avance respecto al año pasado.

Otro elemento importante es la carga horaria, que en este nueva “normalidad” es entre tres horas y media y cuatro, según los establecimientos públicos y privados. En este último caso los contra-turnos siguen siendo virtuales.

Mientras en las escuelas privadas las clases comenzaron el lunes 15 de marzo, en las escuelas públicas de la provincia de Santa Fe empezaron el miércoles 17 por el paro dispuesto por la AMSAFE al rechazar la propuesta salarial del Gobierno del 35% escalonado en tres partes durante el año, pero sí aceptaron el ofrecimiento SADOP y los gremios estatales, en un contexto inflacionario desde hace décadas.

A decir verdad, hace muchos años que el inicio del ciclo lectivo es “traumático” en la educación pública porque los gobiernos provinciales de distintas extracciones políticas dejan las negociaciones paritarias para fines de febrero con el fantasma del paro docente, como ocurrió en esta oportunidad.

Previo a la votación que hubo en las bases del gremio docente, su dirigencia se había mostrado predispuesto a aceptar la oferta económica mencionada. Ante la propuesta de la Provincia de adelantar el pago de un tramo del aumento de julio a junio, los docentes decidieron levantar el otro paro de 48 horas, que estaban previsto para martes 23 y jueves 25 .

Al respecto, los padres organizados de la provincia de Santa Fe expresaron el repudio al paro decretado del lunes y martes últimos, señalando que “toma como rehenes a nuestros niñas y niños”. Y preguntaron en voz alta: ¿Ustedes creen que el derecho a huelga es superior al derecho a la educación de todo un país, cuando no hubo clases presenciales durante un año? ¿Ustedes creen que es justo que el niño sea siempre el que deba callar y aceptar todo lo que ustedes impongan o crean que es la mejor manera de solucionar los problemas?

Por lo expuesto, la crisis educativa es compleja, no es de ahora sino que viene de lejos en la Argentina, que se profundizó con la pandemia y la cuarentena en nuestro país. Los docentes deben privilegiar el bien común, que es el bien general, no solamente poner sobre la mesa sus reclamos sectoriales, que pueden ser justos, pero primero debe estar la educación de nuestros hijos…Según el testimonio de algunos docentes, en la primera semana, los alumnos mostraron que están “duros” de aprendizaje producto de la no presencialidad en el 2020…

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*