Tres años del pontificado del papa Francisco

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por radio Sol Rafaela FM 90,9, que conduce Emilio Grande (h.).- Este domingo 13 de marzo se cumplen tres años de la elección de Francisco, quien va reafirmando su ministerio petrino con una hondura que traspasa los límites y las estructuras tradicionales de la Iglesia, para profundizar la evangelización hacia las periferias existenciales y los distintos ámbitos sociales, culturales, políticos, ya sea creyentes y no creyentes. En estos últimos meses, el ex cardenal Bergoglio continuó realizando viajes en el contexto de la nueva evangelización. En la visita a Cuba y Estados Unidos, en setiembre de 2015, el Papa hizo varias alusiones a la familia tradicional, amenazada desde diferentes lugares, en el marco de las nuevas realidades. “La familia está amenazada quizá como nunca antes”, destacó en el Capitolio, el Congreso de Estados Unidos en Washignton. En su viaje a México en febrero de este año, Francisco tuvo un encuentro con el patriarca ruso Kirill en el aeropuerto de La Habana (Cuba), quienes abogaron por el restablecimiento de la unidad del cristianismo, fracturado por un cisma milenario (1054), y por la protección de todos los cristianos perseguidos en Medio Oriente. “Lamentamos la pérdida de la unidad (…) conscientes de muchos obstáculos que hay que superar, esperamos que nuestro encuentro contribuya a la obtención de la unidad mandada por Dios”, destacaron. Frente a los cambios de época que estamos viviendo en diversos lugares del planeta en el que impera el individualismo, el materialismo y la secularización, en la carta encíclica “Laudato Si´” (Alabado seas) publicada el 24 de mayo de 2015 expresa: “La constante acumulación de posibilidades para consumir distrae el corazón e impide valorar cada cosa y cada momento. En cambio, el hacerse presente serenamente ante cada realidad, por pequeña que sea, nos abre muchas más posibilidades de comprensión y de realización personal. La espiritualidad cristiana propone un crecimiento con sobriedad y una capacidad de gozar con poco. Es un retorno a la simplicidad que nos permite detenernos a valorar lo pequeño, agradecer las posibilidades que ofrece la vida sin apegarnos a lo que tenemos ni entristecernos por lo que no poseemos. Esto supone evitar la dinámica del dominio y de la mera acumulación de placeres”. Por delante tiene complejos desafíos como su próximo viaje a Suecia el 31 de octubre por los 500 años de la reforma protestante de Martín Lutero, buscando la unidad de los cristianos. Siguen en su agenda las personas vueltas a casar que no pueden comulgar sacramentalmente, la homosexualidad dentro y fuera del Iglesia, limpiar la corrupción y las intrigas de poder dentro del Vaticano, la posible visita pastoral a la Argentina en 2017. Uno de sus mayores desvelos es “la reforma espiritual es lo que, en este momento, más me preocupa; la reforma del corazón”, había dicho Francisco en una entrevista.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *