Transformar la realidad

Luego de la crisis de 2001, la Asociación Médica del Departamento Castellanos, a través del Proyecto Solidario, decidió redoblar su apuesta para ayudar a los que ayudan.

Compartir:

La crisis económica, social y política que, en los últimos años vive nuestro país, produjo la exclusión del sistema productivo y la caída de ingresos de una franja importante de ciudadanos. Esa realidad generó diversos impactos, como el aumento del desempleo, el deterioro de la salud, la nutrición, la educación, y la desintegración del tejido social, entre otros. Sensibles a esta realidad y preocupada por la problemática social de la región, la Asociación Médica invitó, a principios de 2001, a personal y directivos de la Institución a participar de un proyecto que coordinara acciones tendientes a paliar, en la medida de lo posible, las necesidades más urgentes de la población de Rafaela y sus alrededores. Así, en poco tiempo, fue organizada en el seno de la entidad, junto al aporte de la Mutual de la Asociación Médica, una comisión que desde entonces se denomina Proyecto Solidario y que depende de la Secretaría de Acción Social de la Asociación Médica. Actualmente, la misma es coordinada por Juan tórtolo con la colaboración de Marisa Cura, María Inés Reyes, Daniel Mildenberger, Ruth Comini y personal del área de comunicación de la institución. Este grupo tiene la misión de proponer y suministrar los medios necesarios para el desarrollo de proyectos de producción sustentable y capacitación social. Por su filosofía, el proyecto Solidario no busca reemplazar al Estado en su función de llegar con acciones directas a toda la población. La estrategia es la complementariedad y la articulación con organizaciones sociales en la asistencia a personas y familias en situación de pobreza y la identificación y el apoyo de experiencias innovadoras que sean signo de una concepción de desarrollo humano.

Transformar

El problema de la pobreza es multidimensional a la cultura, al trabajo, a la salud, a la educación, al medio ambiente y opera como un sistema. Significa por lo tanto, que no se puede intervenir aisladamente en un aspecto sin tomar en cuenta sus repercusiones en el resto. Se requiere un enfoque sistémico e interdisciplinario que permita operar sobre la realidad de pobreza que se quiere transformar. En este sentido, el Proyecto Solidario de la Asociación Médica, privilegia iniciativas planificadas y con características de permanencia, cuya continuidad ofrezca la posibilidad de una verdadera promoción del trabajo y la educación en las comunidades y grupos donde se implementan.

En acción

Desde su nacimiento en 2001, la iniciativa lleva invertidos ya, más de 40.000 pesos en la cooperación de proyectos sociales y ha establecido alianzas estratégicas con cerca de una docena de organizaciones comunitarias. Entre ellas, Cáritas Diosesana, Centro especial La Huella, Casita del Niño “Camino de Esperanza”, Comedor comunitario del Club Sportivo Norte, Hogar Granja “El Ceibo”, SAMCO N 1 de Barrio Monseñor Zaspe y Escuela paul Harris, entre otras. Entre las acciones más importantes llevadas a cabo este último tiempo, pueden destacarse la provisión de los materiales necesarios para la construcción de un horno comunitario en el Comedor del Club Sportivo Norte, el cual, desde hace 6 años, alimenta a más de doscientos chicos del barrio, también el financiamiento de herramientas y materiales para el desarrollo de una huerta comunitaria en la que trabajan más de diez familia del barrio Monseñor Zaspe de Rafaela, o el suministro de telas para el taller de costura de cáritas Colonia Aldao, donde 20 mujeres confeccionan pantalones y cubrecamas para los chicos de la localidad. Más allá de estos programas, mensualmente, desde hace varios años, el proyecto colabora con la provisión de 40 kilos mensuales de harina, que se distribuyen, a través de Cáritas Diosesana, a diferentes hornos comunitarios de la ciudad. El Proyecto, además ha colaborado con los costureros de Villa Podio, Villa del Parque y Fátima, mediante la provisión de telas y géneros para la confección de buzos como parte de un programa de capacitación en costura y reciclado de prendas de vestir del que participan unas 25 mujeres. Recientemente, aprobó la compra de 250 guardapolvos y 600 pares de medias destinados a niños de 6 a 16 años de la escuela n 1136 “Paul Haarris”. Con el correr del tiempo, el espíritu del proyecto ha consolidado en éstas y otras iniciativas el objetivo de ayudar a los que ayudan. La Asociación Médica, a través de quienes lo impulsan desinteresadamente, se preocupa por estrechar y fortalecer lazos de cooperación con las organizaciones del Tercer Sector, prestándoles dentro de lo posible, instrumentos y recursos que hagan más fácil y eficaz su trabajo. El centro Asistencial, la asociación Médica y su mutual está convencidos de que estas inversiones, debidamente canalizadas, contribuyen de forma directa y decisiva a incrementar el bienestar de los ciudadanos en general y , muy particularmente , de los sectores más deprimidos o desprotegidos. El Proyecto Solidario participa en iniciativas que se desarrollen en colaboración con entidades, las cuales deben estar legalmente constituidas, carecer de ánimo de lucro y ser de interés general. Deben además demostrar que disponen de estructura, capacidad y experiencia para cumplir con los objetivos del proyecto presentado. Cada asociación, agrupación u organización constituye el nexo entre la comunidad, sus problemas, sus necesidades y nuestro Proyecto Solidario. Para participar, las entidades deben presentar sus propuestas por escrito, manifestando en ellas las necesidades que requieren ser atendidas y las características y alcances de la propuesta. Una vez recibidas se analizan priorizando aquellas que tienen un impacto sustancial sobre la calidad de vida de un sector de la población y que demandan rápidas. Actualmente, la comisión del Proyecto recibe unas 20 solicitudes mensuales que, en general, proponen paliar de alguna u otra manera la problemática social imperante. Cabe aclarar que una vez aprobado, la Asociación Médica brinda las herramientas, insumos u elementos necesarios, exceptuando la entrega de recursos monetarios.

Fuente: revista Centro Asistencial, Rafaela, Asociación Médica del Departamento Castellanos, año X, número 95, julio 2005.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*