Un país rico lleno de pobres: el ADN de la mesa de los argentinos