Los obispos animan a los periodistas a ser servidores de la verdad y el bien común