Los fondos para la Iglesia: separar con cuidado la paja del trigo