La última palabra de Bauman: «El futuro es un escenario lleno de pesadillas»