La injusticia no es inmune